1-2-Switch: El nuevo Wii Sports

Los juegos de fiesta vienen siendo un filón la para Nintendo, ya lo vimos con la saga Wii Sports que supuso un gran aliciente en el lanzamiento de dicha consola o con Nintendo Land en el caso del lanzamiento de Wii U. Pues bien, Nintendo Switch no iba a ser menos y por ello tenemos el título que nos ocupa hoy, 1-2-Switch.

Estamos ante un juego, que como los anteriores vistos, jugar en solitario es aburrido y no acaba de entretener. Por ello para poder disfrutarlo es necesario reunirse con amigos y lanzase a jugar. A diferencia de otras ocasiones, podríamos decir que este título no es tanto «venir a casa y jugamos» ya que gracias a la función portátil de la consola, podemos trasladarla a casa de nuestros amigos, situarla en la mesa y ponernos a jugar juntos estemos donde estemos; algo que nos parece un gran punto a su favor.

En total son 28 los minijuegos presentes en este nuevo título del catálogo de Nintendo, entre los que encontramos pruebas de todo tipo, algunas un poco repetitivas respecto a otras, y que retan a vencer el miedo al ridículo en su gran mayoría. Decimos esto porque encontramos juegos como golpearnos el pecho como un gorila al ritmo que se nos marca, todo ello para lograr atraer a uno de estos simios hacia nosotros; sí a esto le sumamos momentos como ordeñar una vaca frente a nuestro oponente, se nos demuestra que no es un juego apto para tímidos y donde las risas pueden estar aseguradas.

Decimos repetitivo, ya que en varios de estos minijuegos encontramos similitudes como en Zen (en el cual debemos realizar posturas de yoga con el mando), y otros dos juegos de baile, en los cuales en uno debemos mantener una postura mientras bailamos y que el contrincante la imite, o bailar tal y como se nos indica. No son calcados, pero si que las mecánicas tienden a ser similares. Entre todos ellos sin duda nuestros favoritos son el Duelo de Vaqueros, que dispone de una variante mucho más divertida en forma de otro minijuego, el juego de adivinar bolas o el curioso juego de los dados, en el cual notamos los dados que tiene el otro jugador mediante vibraciones y debemos lograr que nuestra puntuación sea más alta engañándolo.

Pero metidos en materia, este no es un juego al uso, ya que no es necesario mirar la pantalla para jugar, si no que debemos centrarnos en observar a nuestro oponente mirándole a los ojos. Una peculiar forma de juego que nos parece divertido, haciendo hincapié en el punto de jugar con otra persona de manera literal, ya que vemos a esa persona y no una pantalla. Esto tiene sus pros y sus contras con juegos divertidos y otros que a nosotros no nos han terminado de convencer en este formato; hablamos del tenis de mesa y el béisbol, dos deportes que si bien podrían funcionar en un Wii Sport, en este es algo relativo el tener que guiarse por el oído ante una bola ficticia que no vemos, lo cual no nos acaba de convencer.

En cuanto a sus modos, podremos elegir la partida que queramos, que se elija al azar, o si lo deseamos el modo que creemos será el estrella en las fiestas elegir un duelo por equipos, pudiendo competir un gran número de personas por turnos retando al equipo contrario. Sin embargo, creemos que tras unas cuantas partidas con amigos… la rejugabilidad de este título es baja, llegando a hacerse repetitivo jugar a los mismos juegos y creemos que es debido a que se trata de un juego casual que no pretende llegar mucho más lejos.

En cuanto a sus gráficos se tratan de vídeos de actores reales jugando a los diferentes minijuegos a modo de demostración, teniendo que desviar la vista de la pantalla a la hora de competir contra nuestro oponente, por lo que dichos vídeos suponen un mero apoyo. En cuanto al sonido, las melodías son las habituales en estos tipos de juego, contando con un doblaje a nuestro idioma cuyos interlocutores pueden llegar a hacerse repetitivos con frases como «vigila tu entorno y ten cuidado con los objetos y personas de alrededor».

Estamos ante un juego casual, que resulta perfecto para demostrar las cualidades de los mandos de esta nueva consola. Sin embargo, acaba por volverse repetitivo y no creemos que su precio se ajuste a lo que realmente ofrece el título de la compañía nipona. Eso sí, el juego da la posibilidad de interactuar con amigos y poder llevarlo a sus casas y ser los reyes de la fiesta, un juego sin altas pretensiones, con sentido del humor y que llega dispuesto a demostrar algunas de las cualidades de la nueva consola de Nintendo.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.