8 discos para engancharse a la electrónica

Es lo que tiene ser la última en llegar. ¿Que hay que hacer una selección de 8 discos de punk rock? Se la pide otro. ¿Que vamos a hacer una de heavy? Se la queda el melenudo. ¿Que toca una de electrónica? Eeehhh… estooo… ¡se la podíamos encargar a Cristina, que de esto entiende! Pero como, marrón aparte, preparar una selección de 8 discos para engancharse a la electrónica, me parece un reto fascinante, me he puesto a ello con ilusión y aquí está.

Resulta complicado resumir un universo tan amplio como la música electrónica en una sola lista. ¿Música experimental o de baile? ¿Bandas o DJs? Al final me he decidido por meter de todo un poco. Si queréis profundizar en el tecno, el house o el trance, podéis centraros más en Daft Punk o Paul Van Dyk, pero como una primera aproximación a la electrónica, estas 8 muestras os vendrán muy bien.


1- Autobahn, Kraftwerk (1974)

Los pioneros de la música electrónica, al menos con una vocación más lúdica. Autobahn (Autopista en alemán) es su cuarto álbum, y el primero con el que se hicieron conocidos a escala internacional. Todavía conserva rasgos experimentales de sus primeros trabajos, pero ya apunta a una dimensión más popular.

2- Music for the Masses, Depeche Mode (1987)
Depeche Mode quizá sea la banda de electrónica más reconocida de todos los tiempos. Y Music for the Masses es uno de sus discos más celebrados. Aunque no te guste mucho la mezcla de guitarras y teclados, seguro que has escuchado (y tarareado) más de una vez Strangelove y Never Let me Down Again.

3- The Fat of the Land, Prodigy (1997)
Punk con máquinas. Así definiría lo que hacen estos tres colgados de Essex. Tralla por un tubo, sonidos de máquinas, golpes de batería y letras de lo más explícito. Si eres valiente, píllate el Fat of the Land y prepárate para Smack my Bitch Up y Firestarter.

4- You’ve Come A Long Way Baby, Fatboy Slim (1998)
Fue uno de los primeros DJ que se convirtieron en estrella. El Gordo, uno de los pioneros del big beat, además de pinchar, compone sus propios temas y ejerce como productor. En su segundo álbum puedes escuchar, entre otros bombazos, The Rockafeller Skank, Gangster Trippin, Praise You y Right Here, Right Now.

5- Bolero Mix 8 (1991)
Sí, sí, ya sé que el Bolero Mix no es una obra de arte. Pero gracias a este tipo de megamixes, la música electrónica dejó de ser algo exclusivo de góticos, nuevos románticos y frikis y se alzó al mainstream de nuestro país, al tiempo que la Ruta del Bakalao ganaba adeptos entre la chavalería de los extrarradios. Además, el Bolero Mix 8 no está tan mal: tiene temazos de KLF, Afrika Bambaataa y el inconmensurable Chimo Bayo.

6- Reflections, Paul Van Dyk (2003)
Si hablamos de DJ estrellas, no podemos dejar de lado al alemán Paul Van Dyk. Junto con Armin van Buuren y Tiësto forma la sagrada trinidad del trance, un estilo contundente y melódico a partes iguales que acabó convertido en el estilo más extendido de la música electrónica de baile.

7- Discovery, Daft Punk (2001)
A pesar de su nombre, estos dos franceses no tienen nada de punkis. Más bien hacen una mezcla de house y synthpop que ha marcado un estilo tan inconfundible como sus pintas de astronautas metálicos. Su segundo disco incluye temazos como One More Time y Harder, Better, Faster, Stronger.

8- One Love, David Guetta (2009)
Con permiso de Steve Aoki, el artista electrónico más importante del momento. Este francés es una estrella mundial, al nivel de cantantes y bandas de rock. Su caché no baja de 150.000 euros por sesión. Con One Love ganó un premio Grammy y alcanzó el éxito internacional, gracias a su house progresivo y elegante.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.