8 piscinas naturales para refrescarse en Madrid

El agosto madrileño es duro. Hace calor, el asfalto desprende efluvios ardientes y los amigos y familiares se dedican a darnos envidia vía Instagram con sus fotos playeras. Pero si te ha tocado quedarte en Madrid en verano, no desesperes. A pocos kilómetros de la gran ciudad hay espacios paradisíacos donde refrescarse y disfrutar de la naturaleza, sin renunciar a los placeres del chiringuito. Piscinas naturales, pantanos y presas son una solución cercana y cómoda para combatir el calor. Elegimos nuestras (cómo no) 8 favoritas.

Riosequillo (Buitrago)

Con capacidad para 2.000 personas, las piscinas naturales de Riosequillo son uno de los espacios acuáticos más grandes de la Comunidad de Madrid. Aparte de la zona de baño propiamente dicha, dispone de zonas verdes y deportivas, además de áreas de juegos infantiles y zonas de descanso y lectura.

riosequillo

Las Dehesas (Cercedilla)

Desde 1978, las piscinas de Las Dehesas se encuentran entre las preferidas por los domingueros. Situadas a cinco minutos en coche desde Cercedilla, destacan por la baja temperatura del agua y por unas espectaculares vistas a la Sierra de Guadarrama. También ofrecen servicios complementarios como aparcamientos y bares, además de ser punto de partida para diversas rutas de senderismo.

Las Presillas (Rascafría)

Cerca de Rascafría, encontramos varias pequeñas presas -de ahí el nombre-, destinadas a encauzar el río Lozoya. Además de su función hidrográfica, están habilitadas para el baño y cuentan con servicios como chiringuito, aseos, contenedores, fuentes, mesas y zonas de césped. Las Presillas de Rascafría son de acceso gratuito.

Pantano de San Juan (San Martín de Valdeiglesias)

Un clásico del veraneo madrileño. A 70 kilómetros de la capital, cerca de San Martín de Valdeiglesias, este pantano dispone de una playa de 15 kilómetros, autorizada para el baño. Asimismo, es posible practicar deportes náuticos y adentrarse en zonas recónditas donde los bañistas escasean.

pantano-san-juan

Las Barceas (Cercedilla)

Las piscinas de Las Barceas conjugan el frescor del agua con unas preciosas vistas de Cercedilla. Eso y un chiringuito muy completo atraen a cientos de personas cada fin de semana, por lo que si es posible, es mejor acudir entre diario.

Presilla de Canencia

El cauce del Arroyo de Canencia posee excelentes zonas de baño, acondicionadas para el disfrute de los bañistas que gusten del agua helada. El acceso es gratuito y dispone de amplias zonas de sombra, merenderos, juegos infantiles y fuentes de agua potable.

Pozas de Puebla

Aunque se hallan algo más lejos de la capital, a unos 100 kilómetros, las Pozas de Puebla merecen la pena. Cerca de la pequeña localidad de Puebla de la Sierra, en estas pozas reina la paz y la tranquilidad, permitiendo bañarnos mientras escuchamos el sonido del viento y el murmullo de los animales.

La Isla (Rascafría)

Junto a una pequeña presa formada por el río Lozoya, se encuentra el área recreativa de La Isla, en medio de un paisaje de pinos silvestres, fresnos y robles. La zona de baño no es muy grande, pero dispone de aparcamiento, merenderos, aseos y restaurantes. Muy recomendable recorrerla dando un paseo.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. La Presilla de Canencia, que paisaje y que buen chapuzón. Las Pozas de Puebla no las conocía

  2. No conocía la Isla, gracias por compartir estos charcos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *