AC/DC con Axl, ¿traición o momento histórico?

Vaya por delante que Guns’n’Roses nunca han sido mi banda de rock preferida. Me encantan Welcome to the Jungle y Sweet Child of Mine, como a casi todo quisque, pero nunca me han provocado, con o sin Slash, el mismo disfrute que Iron Maiden o AC/DC.

Digo esto para que quede claro a los suspicaces que no soy ni mucho menos un fanboy de Axl Rose. En cambio, sí me gustan, y mucho, AC/DC. Cuando se conoció el abandono de Malcolm Young pensé que los australianos nunca volverían a ser los mismos. Otro tanto me pasó cuando supe que Brian Johnson dejaba la música porque se estaba quedando sordo.

Así las cosas, cuando mi socio Pablo me avisó de que Axl Rose sería el encargado de susituir a Johnson en la gira de este año, pensé que era una noticia de El Mundo Today. Una vez confirmada su veracidad, me quedé sorprendido, pero ni mucho menos iracundo como muchos de los fans de AC/DC, que reclamaron en masa que les devolvieran las entradas para el concierto de Sevilla.

Consideraciones personales aparte, Axl es una leyenda viva del rock. No está en su mejor momento desde hace años, pero todavía puede decir aquello de «el que tuvo retuvo». ¿Había cantantes más en forma para sustituir a Brian Johnson? Quizás. ¿Los había más míticos? Pocos.

ACDC-Axl_Rose

Sin ánimo de ofender a los que se han sentido estafados con el cambio, ver a Axl Rose y Angus Young juntos sobre un escenario me parece una oportunidad histórica. Me recordaba a aquellos supergrupos de rock, como The Dirty Mac, Traveling Wilburys o Brujería, algunos de vida efímera y recuerdo imborrable. Y me hizo sentir envidia de los afortunados que estuvieron en Sevilla ayer viendo a los frontman de dos de las bandas más importantes del hard rock de los 80.

Y ya yendo a lo que cuenta, la música, ¿qué quieren que les diga? Axl Rose no es Brian Johnson, claro está, pero anoche mantuvo bien el tipo, con un registro de voz que no chirriaba con el estilo de la banda australiana. Daba un poco de grima verlo sentado cual patriarca, pero eso es secundario. Lo dicho: para los que nunca habían visto a AC/DC, la incorporación de Axl puede ser una traición, pero para los fans veteranos no deja de ser un momento único.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.