Amaral emocionan Madrid

Asistir a un concierto de Amaral supone ir preparado para encontrarse un ambiente distinto a los festivales de rock a los que uno está tan acostumbrado. Un público más heterogéneo, pocas camisetas negras, una actitud a priori más tranquila. Lo que no cambia es la emoción. La buena música siempre transmite cosas y una buena banda hace vibrar contagiando lo que llevan dentro.

Precisamente en lo de transmitir emociones, Eva Amaral y Juan Aguirre son expertos. Llevan haciéndolo lustros, tocando en salas para 15 personas, dando el pelotazo en las radiofórmulas o casi llenando el Barclaycard Center -antiguo Palacio de los Deportes de Madrid- como ayer.

amaral-2

Arrancó el concierto con dos hits como Revolucion y Kamikaze que levantaron los brazos y las piernas del personal. Un preludio de lujo para una veintena larga de canciones. Más de dos horas de concierto con momentos para todos los gustos: mas intensos en El universo sobre mi, Como hablar y Días de verano, más tranquilos en Salir corriendo y Estrella de mar, más oscuros en Cazador y Chatarra… y alguna versión curiosa como la de Marta, Sebas, Guille y los demás a cargo prácticamente del público.

amaral-1

También hubo hueco para los temas de su último disco, ‘Nocturnal’, que están presentando en la gira que anoche los trajo a Madrid. Nocturnal, 500 vidas, La ciudad maldita o Noche de cuchillos sonaron para unos fans que siguen fieles a la banda zaragozana disco tras disco.

Unos fans que eligieron la primera canción de los bises, Laberintos. Llevame muy lejos, una versión estremecedora de Sin ti no soy nada -más lenta y a la vez con una base más pesada que en disco- y Nadie nos recordará cerraron una actuación que a algunos dejó suspirando a la espera del regreso de Amaral a Madrid.

amaral-3

Reporaje gráfico: Juan Olea

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *