Dragon Quest regresa a la palma de tu mano

ficha-dragonquestvii

Hay sagas que han visto su vida alargada durante años, algo que sucede generalmente y durante bastante tiempo, con los RPG o juegos de rol para los menos entendidos. Pues bien, una de esas sagas ha sido Dragon Quest, que junto a Final Fantasy es una de las que más entregas se ha podido disfrutar hasta la fecha;  y que a diferencia de la primera ha conservado siempre ese estilo de dibujo animado, cuyo apartado artístico es de elogiar, ya que procede ni más ni menos de Akira Toriyama (creador de Bola de Dragón). Pues bien, en esta ocasión nos llega su séptima entrega, la cual debutó en Japón en el año 2000, y llega a occidente en forma de remake para la consola portátil de Nintendo, la 3DS.

Su historia nos sitúa en la isla de Estarda, donde encarnamos a un joven al cual pondremos nombre, que será acompañado por Kiefer, príncipe del lugar y una joven llamada Maribel. Estos tres personajes, se verán envueltos en una aventura por la cual deberán restaurar el orden tanto en el pasado como en el futuro. Para ello viajarán a diferentes mundos, haciendo aparecer nuevas islas.

Para explicarlo mejor, os diremos que al principio del juego solo existe la isla en la que nos encontramos, y estos personajes acabarán por descubrir un templo, donde se podrán ir colocando fragmentos de tablillas, que formará en dibujo de nuevas islas y no permitirá viajar a ellas. Nos transportaremos a ellas en otro momento de la historia, pasado o futuro, y deberemos solucionar los problemas que ocurren. Una vez hecho, podremos regresar al templo a través del portal y aparecerá la nueva isla en el mapa, pudiendo ser visitada en nuestro barco y buscar nuevos fragmentos de tablillas. Todo esto hace que el juego tenga una gran duración, aunque hemos de reconocer, que se vuelve lento en algunos tramos, tardando bastante en arrancar en su comienzo (puede que no lleguéis a experimentar los combates hasta pasadas casi dos horas del inicio del juego).

dragon-quest-vii-1

A la hora de jugar nos encontramos con un juego de rol por turnos, algo que muchos ya sabrán pero que pasamos a recordar para los menos adeptos. Tendremos constantes combates, en los que cada persona tendrá un turno para atacar, defenderse o utilizar objetos, un clásico del género que parece haberse perdido en los últimos años en sagas como Final Fantasy. Precisamente de esto último, de los objetos, tenemos que hablar a la hora de valorar el inventario de nuestros personajes. Este se vuelve algo incomodo ya que cada personaje podrá llevar un número limitado de objetos (hasta ahi todo normal como en otros juegos de este estilo), sin embargo, si este objeto no se encuentra en posesión del personaje que lo quiere usar o se encuentra en nuestra bolsa de viaje… no podremos usarlos en los combates, por el personaje que queramos, solo por el que lleve dicho objeto encima.

Como remake que es encontramos diferencias con su juego original, con un primer tramo que aunque puede resultar lento como decíamos anteriormente, se ha visto reducido, siendo mucho más tedioso en su versión original. A su vez han sido eliminadas misiones que podían convertirse en un lastre para un juego de nuestros días, intentando con todo ello buscar un mayor dinamismo a la hora de disfrutar de la aventura. También vemos una modificación en su dificultad, siendo rebajada, lo cual se vuelve para los más expertos en un lastre en sus primeras horas, ya que la dificultad puede resultar nula para muchos de ellos, sin mucha más mecánica que atacar y curarse de vez en cuando.

dragon-quest-vii-2

Por supuesto no falta en este remake las posibilidades propias sociales de la portátil de Nintendo, siendo el Street Pass parte de las novedades que trae consigo la nueva versión del juego. Gracias a ello podremos intercambiar y recibir tablillas de viajero entre amigos o gente con la que nos crucemos, todo ello para acceder a mazmorras especialmente creadas para esta re-edición y que sirven para ampliar unas cuantas horas más la experiencia del juego.

A nivel visual nos encontramos con una joya, si bien no por un gran despliegue gráfico, si por su apartado artístico, del que hace gala la saga desde sus inicios, ya que como comentamos Akira Toriyama dotó de vida el universo Dragon Quest y esta séptima entrega no es ninguna excepción. En cuanto a su apartado sonoro éste luce con una banda sonora muy acorde con el juego con esa temática fantástica y orquestal habitual en casi todas las entregas.

dragon-quest-vii-3

Por tanto estamos ante un gran juego, que muchos no pudieron disfrutar en su día y que llega mejorado, y con la posibilidad de ser jugado en cualquier parte gracias a Nintendo. Un juego que pese a volverse algo lento por momentos, logra entretener y a buen seguro te tendrá pegado a la pantalla durante unas cuantas horas.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.