Regresa el Dios de los videojuegos

Si oyes hablar de espartanos, quizás pienses en 300. Pero sin duda, si todo fan de Playstation que se preste, al oír hablar de “El Espartano”, sabe perfectamente a quien nos referimos. Y es que Kratos y la saga God of War, se convirtió en su paso por Playstation en uno de los héroes que más encandilaron a los jugadores en todo el mundo. Su regreso era esperado por muchos, y por ello, tras años de espera, podemos disfrutar de una nueva entrega en Playstation 4 lejos de Grecia y con una nueva mitología por descubrir.

Y es que, lo que para muchos se tomaba como un nuevo reinicio de la saga, con un remake alejado de los orígenes de la misma, no es nada cercano a la realidad. Nos encontramos ante el mismo héroe, habiendo pasado muchos años desde los acontecimientos de la última entrega, exiliado y renegando de su pasado, intentando empezar de cero. No contaremos más sobre ello, ya que creemos que es uno de los fuertes de este título, que nos deja con la intriga de descubrir que ha pasado para que Kratos llegue a este estado; todo ello hará que según va conectando con lo anterior, a más de un seguidor se le pongan la carne de gallina mientras juega.

Como decimos, nos encontramos ante una historia que deja de lado la mitología griega, para dar lugar a la nórdica. Nuevos dioses, seres y bestias a las que enfrentarnos, en este juego donde tendrá un gran peso la relación de nuestro protagonista con su hijo, Atreus, convirtiéndose poco a poco en una de las claves de la historia. Y es que esta girará en torno al viaje de padre e hijo para esparcir las cenizas de su madre en la cumbre más alta, una epopeya que como imaginareis no será fácil y estará plagada de peligros. En total, completar su trama principal nos puede llevar cerca de las 16 horas de juego, pudiendo alargarse muchas más horas si decidimos completar todos los desafíos que se nos proponen.

Y es que por primera vez estamos ante un juego de God of War que no peca de ser lineal, ya que nos acabaremos encontrando con un mundo abierto que explorar en busca de secretos. Entre las cosas a descubrir estarán los clásicos coleccionables para los amantes de completar el juego al 100%, y los ya clásicos objetos ocultos, presentes en otros juegos de la saga, encargados de aumentar nuestra vida o habilidades mágicas tras recoger 3 partes de cada uno de ellos. Pero, además de todo esto, por primera vez contaremos también con tareas y misiones secundarias a realizar, aumentando como decíamos anteriormente la duración del juego, con niveles ocultos, recompensas y la posibilidad de ir mejorando nuestro personaje si las completamos con éxito.

Efectivamente, habéis leído bien. Ya que en esta ocasión, podemos ir haciendo que el personaje de nuestro querido Kratos vaya mejorando sus estadísticas mejorando sus armas, armadura y objetos equipados para ser más fuerte o ganar puntos de defensa etc.; un componente bastante rolero, que se añade haciendo que nuestra experiencia de juego sea más profunda que el típico machacar botones para cargarnos enemigos e ir avanzando. De hecho, el sistema de combate es otro de los puntos que ha sido modificado, teniendo que saber cómo combatir a cada enemigo y protegernos las espaldas siguiendo una buena estrategia para nuestras batallas.

A esta estrategia, debemos sumarle el uso del personaje de Atreus. Ya que éste, podrá ir mejorando también sus habilidades y atributos, haciendo que nos ayude en nuestros combates mediante el uso de su arco y diversos ataques especiales que iremos desbloqueando según avanza la aventura. Con todo ello, y lo mencionado anteriormente, la saga es dotada de una mayor profundidad jugable que da más opciones a la hora de exprimir la experiencia, haciendo que su dificultad no sea tan sencilla como a muchos les parecían las anteriores entregas.

A nivel gráfico estamos ante un portento visual, de lo mejor que hemos visto en la consola de Sony en los últimos meses. No solo por su potencia, sino también por su apartado artístico y gran trabajo que se ha puesto a la hora de recrear cada detalle. Además, para los entendidos en cine, todo el juego se encuentra en un plano secuencia de principio a fin (que viene a ser cuando la cámara sigue al personaje sin cambiar de toma), haciendo que sea de aplaudir todo el trabajo visual. Por supuesto, no podía ser menos, el juego cuenta con una banda sonora a la altura de cualquier superproducción de Hollywood, además de un gran doblaje de los personajes al castellano.

Estamos pues ante el gran retorno del Dios de los videojuegos. El regreso de un héroe con un nuevo comienzo, que solo hace que queramos volver a ver nuevas entregas de esta saga. Sin duda uno de los claros candidatos a convertirse en Juego del Año, y que ningún fan de los videojuegos y de la mitología debe perderse.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *