Need for Speed regresa a medio gas

ficha-need-for-speed

La saga Need for Speed desencantó a parte de su público tras el gran éxito de  Most Wanted, en el que una gran historia, con actores reales, hacía que los jugadores disfrutasen para ser los mejores y tunear su coche al máximo nivel. Algo que no solo daba aire fresco a la saga, si no que además se unía a una corriente puesta de moda tras películas como Fast and Furious, elevando a la saga al olimpo de los juego de conducción. Sin embargo, los años pasaron y los productos que disfrutaron los fans no acababan de cuajar, algo que con este reboot se pretende conseguir, con actores reales y el tuning como pilares de una vuelta a la edad exitosa de la saga de EA.

Si bien es cierto, como decimos, que su historia vuelve a intentar transmitir el realismo contando de nuevo con actores reales, ésta no es tan buena como se esperaba. En ella encarnaremos  a un piloto novato que empieza a impresionar a una pandilla de amigos, los cuales se encargarán de plantearnos retos para lograr estar a la altura de los más grandes. Cada uno de ellos, estará especializado en una rama, entre las de tuning, velocidad, estilo y competiciones en equipo, una forma de introducirnos en los pilares de conducción del juego. Creemos que tras grandes historias de bandas callejeras y asuntos policiales de por medio… este lavado de cara con jóvenes aspirando a ser los reyes del asfalto, mientras que se atiborran a Monster (bebida presente durante todo el juego), no acaba de ser un argumento que enganche.

A la hora de ponernos manos al volante encontraremos diferentes tipos de competiciones. En primer lugar están los sprint, en los cuales deberemos llegar primero a meta en un recorrido por el que pasaremos solo una vez al contrario de las carreras donde daremos varias vueltas al circuito. Por otra parte están las pruebas de derrape, en las cuales deberemos generar la puntuación objetivo derrapando en las curvas (algo que a más de uno le resultará desesperante al principio hasta que se haga con el manejo); dentro de esta categoría encontraremos retos individuales, en equipo (teniendo que derrapar cerca de los otros coches para puntuar) u otro modo en el que se realizará una carrera y dependiendo de nuestro puesto en la misma, puntuaremos más o menos al derrapar. Además encontramos las contrarreloj que en su mayor parte serán recorridos largos, y en otros casos vueltas a un circuito pequeño durante un tiempo determinado, en el que la mejor vuelta que marquemos será la ganadora respecto al resto de competidores. Mezclando un poco todos estos estilos tenemos las yincanas, las cuales serán carreras contrarreloj de gran recorrido, donde además deberemos puntuar derrapando o realizando saltos en rampas.

need-for-speed-1

La dificultad del juego va de más a menos, en los inicios nos ha resultado complicado ganar carreras y controlar el coche para derrapar, pero según hemos ido avanzando las carreras nos parecían más fáciles incluyendo las de dificultad elevada. Esto se debe a que según tengamos un coche más potente, y a nada que cojamos algo de soltura al volante, no habrá rival para nosotros, llegando a pasar a los coches como un verdadero avión en algunas ocasiones. El manejo es, como viene a ser habitual en la saga, muy arcade: cambios de marcha automáticos, tomando muchas curvas sin a penas preocuparnos por frenar en exceso y con choques con otros coches que nos sirven para tomar curvas sin soltar el pie del acelerador.

Como decíamos el tuneo de nuestro coche esta bastante presente durante el desarrollo del juego, pudiendo personalizar las diferentes partes del mismo a nuestro antojo. Sin embargo, no todos los cambios serán exteriores ya que podremos personalizar piezas como el motor y el sistema eléctrico del coche, ganando con ello más velocidad punta o subiendo los caballos del coche, algo que sin duda marcará la diferencia en muchas carreras.

need-for-speed-2

Uno de los puntos de polémica para muchos jugadores es la necesidad de una conexión permanente a internet para jugar. Creemos que si bien es una propuesta interesante de cara a competir contra tiempos de otros jugadores o poder retarlos al encontrarnos con sus coches en las calles de la ciudad, la necesidad de esa conexión para poder jugar online, en un juego que destaca por una gran trama en su historia principal resulta un tanto lastroso, ya que si queremos divertirnos nosotros solos con su historia o recorriendo a toda velocidad las calles, no podremos hacerlo si nos vamos de viaje o no disponemos de esa conexión a internet. que suele ser habitual. pero que en algunos casos no se tiene.

Su apartado gráfico es bastante notable, sin llegar al nivel de otros títulos de conducción como Forza Motorsport o Drive Club, pero con una gran calidad en la que por momentos no distinguiremos los gráficos de los actores reales. Su banda sonora, como es habitual en la saga abunda con temas electrónicos de ritmo frenético que acompañan de manera perfecta a las carreras; además se agradece un gran doblaje a nuestro idioma que hará que disfrutemos aun más sin tener que andar pendiente de los subtítulos.

need-for-speed-3

Por tanto estamos ante un juego entretenido, el mejor Need for Speed de la nueva generación de consolas, pero que aun queda algo lejos de los grandes de la saga mencionados al comienzo de este análisis. Sin embargo, no es un mal juego y aquellos que les gusten este tipo de tipo de género les encantará. Un nuevo reinicio que va por el buen camino pero que debido a una historia algo pobre se queda a medio gas, eso sí, no le falta lo imprescindible, carreras a todo gas, tuning y grandes dosis de adrenalina.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.