Sonic regresa por la puerta grande

El erizo más famoso de todos los tiempos, y no, no hablamos de aquel que anunciaba seguros, ha regresado. Se trata de Sonic, la mítica mascota azul de Sega, que vivió su época dorada en los 90, quedando algo difuminada en las últimas entregas vistas estos años. Con Sonic Mania regresamos a esa época, con una jugabilidad clásica y mucha nostalgia que creemos un digno sucesor de la saga que encandilará a los fans.

Y es que incluso su trama nos sitúa por detrás de la tercera entrega oficial protagonizada por el erizo, dejando en un segundo plano el juego conocido como Sonic 4 que tanto decepcionó a sus seguidores mas acérrimos. En esta ocasión Robotnik y una serie de robots creados por él se hacen con una piedra de gran poder similar a las esmeraldas del caos. Nuestra misión será ir tras ellos, viéndonos teletransportados a diferentes dimensiones, con escenarios clásicos que harán que nos sintamos de nuevo en los 90.

Todo esto ocurre en el modo Sonic Mania, en el cual, podremos controlar a cualquiera de sus tres protagonistas: Sonic, Trails o Knuckles. Este modo de juego sería por así decirlo el más árcade de todos y el clásico, donde deberemos ir superando diferentes niveles los cuales son divididos en zona 1 y zona 2 con sus respectivos jefes finales. Su dificultad es lo que nos ha gustado al a vez que disgustado, ya que cuenta con una dificultad alta que recupera la esencia de los primeros juegos pero a la vez desesperará a más de un jugador casual llegando a provocar que se rinda en más de un nivel.

La mecánica de juego es la habitual, carreras a toda velocidad y tramos en los que ir con mucho cuidado ya que cualquier golpe hará saltar todos los anillos recogidos hasta el momento, haciendo que en caso de no contar con ninguno, muramos en ese mismo instante. Por supuesto, por cada nivel encontraremos vidas ocultas, niveles secretos y multitud de zonas difíciles de acceder que hace que la rejugabilidad de esta nueva aventura crezca durante muchas horas, pudiendo ser este jugado también en modo cooperativo de dos jugadores.

Pero el periplo por este juego no acaba ahí, ya que además del mencionado modo, desbloquearemos otros dos que alargan aún más la vida del mismo. Por un lado encontramos el Modo Cronómetro, en el cual deberemos recorrer la zona que elijamos en el menor tiempo posible, clasificándonos con este tiempo en una tabla mundial de la comunidad de jugadores. Por otra parte encontramos el Modo Competición, en el cual podremos competir contra otro amigo en pantalla partida para ver quien logra llegar al final antes que el otro (este modo es solo multijugador local, por lo que si que nos habría gustado poder disfrutar del mismo online).

En lo referente a gráficos y sonidos estamos ante un juego de sobresaliente, que luce con un estilo clásico con esos 16 bits, corriendo a 60 imágenes por segundo y con unos diseños que invitan a la nostalgia y que devuelven al erizo azul al trono que le pertenecía. En la parte sonora encontramos las melodías clásicas del juego unidas a otras nuevas, haciendo que disfrutemos de ellas como si fuesen de toda la vida.

Por lo tanto estamos ante un juego que a los fans les encantará, volviendo a hacerles reencontrarse con un Sonic al que estaban acostumbrados. Por su parte el jugador casual que se acerque a la saga, quizás quede desesperado ante la alta dificultad en algunas fases del juego, pero como decimos, así era antes, y cambiar su dificultad habría sido ir en contra de ese gran clásico. Sonic ha vuelto a toda velocidad, y lo hace por la puerta grande.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *