Mario se va de viaje por el Mundo

Tras años de espera sin duda muchos fans querían ponerse a los mandos de una nueva aventura de su fontanero preferido. Y es que son muchos los títulos de Nintendo que hemos recibido en los últimos años, spin off de lo más variados, llegando incluso la incursión a móviles con Super Mario Run. Pero al fin tenemos aquí, el que creemos se trata de uno de los mayores lanzamientos de este personaje de la última década: Super Mario Odyssey.

Un juego que llega sin duda a la altura del mítico Mario 64 que tantos fans adoran, encontrándose un paso por encima a nuestro parecer de la saga Galaxy. Y es que estamos ante un juego muy completo, con una duración algo breve de su modo historia si decidimos ir a saco a superarlo; pero lleno de decenas de horas de diversión y secretos que harán que disfrutemos del juego durante mucho tiempo. Pero vayamos a esto precisamente, a su historia. En esta ocasión la princesa Peach es secuestrada una vez más por Bowser (sí, reconocemos que la historia no es la más original del mundo, pero es la que todo fan espera); siendo llevado acabo además el secuestro de la princesa de otro mundo habitado por sombreros. De esta forma, Mario deberá unir fuerzas con una de estas criaturas durante su aventura, que se instalará en su cabeza como su famosa gorra dotando al personaje de poderes especiales.

Y es que una de las novedades de este juego es la gran interacción que nos ofrece con el entorno gracias a los poderes de esta gorra. Mediante ella, podremos poseer diversos personajes y enemigos que encontremos por los diferentes lugares a los que viajaremos, obteniendo las habilidades de dicha criatura y permitiendo acceder a lugares secretos o realizar acciones que nos ayuden a avanzar en nuestra aventura dando un mayor dinamismo a todo el juego y haciendo que el ritmo del mismo no decaiga durante nuestra partida. Unas 8 horas de un modo historia que se verá alargado por la multitud de energilunas (las clásicas estrellas convertidas en lunas en esta estrella).

En esta aventura nos iremos moviendo por una serie de lugares a los que llegaremos mediante un sombrero volador, que vendría a ser una especie de nave propulsada por esta energilunas de las que hablamos. Por ello, para acceder a nuevos sitios y seguir el rastro del malvado Bowser, deberemos reunir cierta cantidad de estos elementos para dar energía a nuestra nave y poder realizar el viaje. Un total de 14 “mundos” en los que veremos localizaciones de lo más diversas: desde el clásico desierto de la saga, pasando por lugares helados y un divertido nivel playero donde podremos jugar con nuestro querido Mario en bañador. Sí, habéis leído bien, ya que durante el juego podremos ir adquiriendo una serie de trajes de lo más diversos y divertidos mediante las monedas que consigamos.

Las monedas, ese preciado tesoro que en esta ocasión no nos será excesivamente complicado de acumular y que en esta ocasión hará sus veces de la vida de Mario, siendo imposible morir del todo en el juego a base de perder vidas (gran novedad que dotó a esta decisión de polémica), y restándonos monedas cuando nuestro personaje sea derrotado y volviendo al último punto de control. Por lo demás estamos ante un juego de mundo abierto donde podremos realizar numerosas acciones y veremos multitud de guiños al Mario más clásico. Nos ha encantado en especial un nivel en la ciudad que imita a Nueva York, un claro homenaje al primer juego en el que Mario escalaba para hacer frente de Donkey Kong, y una clara muestra de que lo clásico y lo nuevo se une en este juego.

En cuanto a su manejo la verdad es que es genial, muy intuitivo y con movimientos que nos han encantado; pudiendo hacer uso de los mandos con su sensor de movimiento dotando de diversas opciones nuestro manejo del personaje. Además algo que nos ha gustado es que aunque terminemos el modo historia, se nos abre un amplio abanico de opciones como conseguir las 880 energilunas repartidas por el juego, tarea que ya decimos no es nada fácil de realizar sin echarle un buen puñado de horas al juego. Además tendremos nuevas misiones y tareas que hacer ante un suceso que ocurre al terminar el juego que nos invitará a visitar las diferentes localizaciones de nuevo, y por supuesto, podremos descubrir los secretos de un mundo oculto que desbloquearemos (que tampoco os vamos a contar para evitaros spoilers).

Gráficamente estamos sin duda ante el mejor título de esta saga con un juego que nada tiene que envidiarle a los grandes de Playstation o Xbox dada una alta potencia gráfica dentro de lo que cabe ya que recordemos que no estamos ante entornos realistas. Y por supuesto su banda sonora, una delicia como viene siendo habitual en estos casos, completa por melodías clásicas y algunas nuevas como su tema principal que ha logrado encandilar a mucha gente.

Estamos por tanto ante el mejor Mario de los últimos años del cual no nos extrañaría ver una segunda parte, aunque claro, primero hay que superar este; y es que la amplia gama de contenido del juego estamos seguros que hará que pasemos muchas horas en compañía de nuestro fontanero favorito.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *