Naufragando en el espacio

ficha-robinson-the-journey

Que la realidad virtual ya está aquí es un hecho desde hace un mes con su llegada a Playstation. Sin embargo, son muchos los que han criticado el tipo de juegos que encontramos, con experiencias jugables que no superan la hora o dos horas de duración. Pues bien, Robinson: The Journey era uno de los más esperados, por el estudio que se encuentra tras de sí (Crytek), en el que parecía ser el título que llevaría la experiencia de un juego habitual a la realidad virtual. Pero ¿Cuál es el resultado?

La historia nos pone en la piel de Robinson, un joven que ha terminado accidentalmente en el planeta en el que nos encontramos. Un lugar poblado por dinosaurios y diversas criaturas, que nos esperan en un inmenso lugar que explorar. Pero nuestro protagonista no estará solo, ya que le acompaña una peculiar pareja. Por un lado se encuentra HIGS, un robot con inteligencia artificial que bien podría recordar al de la saga Portal. También nos acompañará Laika, una cría de dinosaurio que nos ayudará en nuestra aventura.

Si bien su historia puede resultar prometedora, lo cierto es que a nosotros no nos ha llegado a enganchar del todo, una de las tareas pendientes de la compañía encargada de desarrollar el juego que sigue sin dar con la tecla en este aspecto. Una historia que se irá descubriendo según avancemos y que en unas 4-5 horas podremos haber completado. Un cambio sustancial en cuanto a su duración que se agradece, si no fuese por los continuos mareos que hemos experimentado de los cuales hablaremos más adelante.

robinson-the-journey-1

Metidos en materia jugable estamos ante un juego en primera persona, en el cual nos desplazaremos por el mundo con el mando de la consola, usando sus joysticks para controlar nuestros movimientos. Esto es algo que nos ha extrañado, ya que continuamente nuestro personaje emplea un aparato que bien podría ser el controlador de la consola Playstation Move, lo cual habría resultado mucho más inmersivo. Con dicho aparato escanearemos criaturas y objetos e interactuaremos con el entorno.

Es precisamente ese el mayor punto en el que se hace hincapié, en el escaneo y la resolución de ciertos puzles que acaban por volverse repetitivos. También lo hacen las fases de plataformas, donde deberemos escalar y desplazarnos de un lugar a otro. En todo momento nos encontramos ante un mundo abierto, y nuestra avance por el juego lo marcamos nosotros, pudiendo optar por avanzar la historia o entretenernos jugando al escondite con Laika, explorando e investigando y multitud de actividades.

robinson-the-journey-2

Pero el tema que más no ha preocupado es el de los mareos. Lo valoramos subjetivamente, pero entendemos que desde un punto de vista objetivo, puede ser que a otras personas esta sensación no les perjudique incluso algunos no lleguen ni a sufrirla. Las sensaciones varían con las personas, según el momento del día,  y son muchos los factores que influyen. Sin embargo, nuestra experiencia ha sido la de sufrir mareos en bastantes ocasiones. Ya que si bien, el juego incorpora la opción de que el joystick gire el angulo de cámara un número determinado de grados, para evitar la sensación, aun así los hemos sufrido. Creemos que será algo que con el tiempo en títulos venideros se corrija, pero los juegos en los que nos desplazamos, sin hacerlo fisicamente, nuestra cabeza la rechaza y produce esta sensación, que no sabemos si será cuestión de acostumbrarse, o como decimos, de que la tecnología evolucione.

Eso sí, a nivel gráfico el trabajo de Crytek es innegable, con uno de los juegos más potentes a nivel visual que hemos podido ver en Playstation VR, en la linea de lo ofrecido en Batman Arkham VR. En cuanto a su sonido es de agradecer que venga doblado a nuestro idioma, con  HIGS hablándonos constantemente y haciendo que nuestra experiencia se haga llevadera.

robinson-the-journey-3

Por tanto estamos ante un juego de Realidad Virtual que al fin parece tener una duración justificada, no siendo tanto como la que se espera en un desembolso de casi 60 euros, pero sí mayor que lo visto en otros juegos. Una aventura espacial que demuestra que, mareos a parte, se ha comenzado el camino para que grandes juegos lleguen a la realidad virtual.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.