Hyrule nunca fue tan grande

Si una saga de Nintendo es esperada por fans en todo el mundo, esa es Zelda con permiso de Pokemon y Mario. Breath of Wild, era la entrega que muchos llevaban esperando años tras su rumoreado lanzamiento para Wii U, que mucho ha cambiado respecto al concepto que se pudo ver en su día. Y al fin la tenemos aquí, la nueva entrega que no solo ha llegado para la anterior consola de Nintendo, si no también para la que ocupa nuestro análisis Nintento Switch. Una aventura que pretende reinventar todo lo visto hasta la fecha, levantando tanto pasiones como odios en los fans más conservadores. A continuación, desgranamos las claves de los motivos para producirse estas dos sensaciones en este juego destinado a pasar a la historia de la saga.

Nos encontramos en el Reino de Hyrule, y tras 100 años de letargo dormidos, despertamos encarnando a Link, el héroe legendario destinado a salvar el mundo. Sin recuerdos de nuestro pasado, deberemos ir recuperando la memoria, a la vez que asumimos nuestro destino: salvar a la princesa Zelda y acabar con el malvado Ganon que ha poblado el mundo de su poder de oscuridad. Ésto, si alguna vez has jugado a la saga, te será más que familiar, ya que sigue la estela de todos los juegos; sin embargo, no estamos ante el argumento más brillante de la saga, siendo su historia un elemento que no es que decepcione, pero que queda algo lejos de otras vistas en otros juegos. Para lograr nuestro objetivo, deberemos reunir el poder de las 4 bestias sagradas de los guardianes, para así derrotar al mal, o no hacerlo y combatir sin su poder, la decisión es nuestra.

Y es que la dificultad del juego y como decidamos hacerle frente, varía en función de cada jugador. Pasadas las dos primeras horas en las que se nos guía por el mundo y se nos dan unas nociones básicas, un gran mapa se abre ante nosotros, uno de los más grandes que hemos podido ver hasta la fecha en cualquier videojuego. Y como decimos, podremos decidir desde ese instante si con la poca fuerza con la que contamos hacemos frente al malvado Ganon (misión casi imposible que algunos han superado pasándose el juego en menos de una hora), o si por el contrario nos decidimos a explorar, fortalecernos y hacer frente a la amenaza cuando realmente estemos preparados para ello.

Y es que si algo cambia en parte en este Zelda es la manera de jugar, ya que se ha decidido apostar por los tan de moda juegos de supervivencia, lo cual creemos que a muchos encandilará pero a otros les hará odiar este juego sobre todas las cosas. Decimos esto porque en este tipo de juegos la opinión de la gente varía en gran medida, ya que hay quienes prefieren disfrutar de la experiencia y tener que explorar, reunir recursos, fabricar pociones, mejorar armaduras etc; y por el contrario otros prefieren el sistema clásico, con pociones que curen la vida y elementos más sencillos de conseguir. Nosotros por ejemplo, no somos muy amantes de los juegos de supervivencia, pero hemos de decir que en este caso hemos disfrutado, pasando horas buscando cosas ocultas e intentando hacernos fuertes, algo que no es habitual en mi caso, pero que en esta ocasión el juego ha conseguido engancharme para hacerlo.

Y es que además de recursos como alimentos para curarnos, también las armas tienen un uso limitado, llegando a romperse una vez finalice su utilidad y haciendo que necesitemos llevar unas cuantas encima para evitar pasarlo mal. Todo ello se subsana si más adelante logramos cierta espada y escudo que no perderemos nunca, pero no desvelaremos nada por miedo a spoilers. Al igual que todo esto, encontraremos zonas más frías o cálidas, para las cuales podremos utilizar pociones, o lograr hacernos con unos trajes adecuados que nos protejan de dichas temperaturas, la elección es siempre del jugador y eso nos gusta mucho. Al igual que en otros juegos, además del arco y las armas que equipemos, obtendremos una serie de habilidades especiales para resolver puzles; que al contrario de otros juegos, lograremos al principio del mismo en lugar de lograr hacernos con ella según superemos mazmorras.

Y es que al contrario del concepto clásico de la saga no veremos enormes mazmorras en las que ir obteniendo objetos etc si no que encontraremos pequeños santurarios repartidos por el mundo (más de 100), donde iremos logrando insignias de valor que nos servirán para aumentar nuestra salud y nuestra resistencia. Ésta última muy necesaria, ya que nos permitirá escalar más alto o nadar más lejos, algo indispensable en muchos tramos de la aventura. Por supuesto, no faltarán fases de mazmorra ya que deberemos adentrarnos en cada uno de las 4 bestias de los guardianes y enfrentarnos a su jefe final. Por tanto las misiones secundarias abundan en el juego en gran medida, no solo por tareas ofrecidas, si no por la posibilidad de realizar todos los templos del juego, escalar a las torres que nos desbloquearan el mapa (enorme volvemos a decir) o lograr encontrar los diferentes coleccionables del juego que son bastantes. Todo un reto ya que completar al 100% el juego puede superar las 100 horas tranquilamente, en nuestro caso hemos llegado a las 35 dejando mucho por hacer.

Visualmente estamos ante una maravilla, que luce fantásticamente bien en la pantalla de nuestra Nintendo Switch y a nuestro parecer también en la televisión pese a lo que muchos han podido decir en otras reseñas del juego. No decimos que se vea igual, ya que la pantalla de la consola luce genial, pero para nada desluce la experiencia al ser disfrutada en pantalla grande. Hemos podido pasar horas delante del juego, deleitándonos con cada uno de sus paisajes, los cuales creemos que son los culpables de que nos enganchase el juego a explorar cada palmo de Hyrule. Por su parte, la banda sonora luce a un gran nivel como es habitual en estos juegos, contando por primera vez en su historia, con un gran trabajo de doblaje a nuestro idioma.

Estamos por tanto ante una gran propuesta, que chocará a los fans más acérrimos  de Zelda, pero que acabará por gustar. Un nuevo concepto de juego, que creemos que pasará a la historia por su gran propuesta jugable y su planteamiento, pero que queda algo lastrado por su historia que no llega a tener tanta pegada como el conjunto de la aventura. Sin duda una gran aventura, que nos invita a visitar Hyrule y casi nos atreveríamos a decir que a quedarnos a vivir allí.

Marcar como favorito enlace permanente.

3 comentarios

  1. Muy buen análisis
    Completo y detallado

  2. Muy buen análisis
    Completo y detallado
    Se ve que te ha gustado

  3. Pingback: Zelda y Las Pruebas Legendarias | CÍRCULO 8

Responder a Vicente Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.