Escape Room: La Fórmula de Biebrich

En nuestra salida a tierras castellanas para cubrir el festival del Z! Live, no pudimos resistir la tentación de hacernos un mini tour por algunas salas de escape. Nuestra primera parada tuvo lugar en el que hoy nos ocupada, Escape Room Zamora, una sala en la que su dueño y nuestro Game Master, nos contó que para crearla no había jugado muchos juegos de escape; creemos que esto influyó en parte en la experiencia vivida, aunque puede que según se coja rodaje la sala vaya puliendo algunas cosas ¡Pero no queremos entrar en materia antes de tiempo! Todo tiene un comienzo, y el nuestro tuvo lugar hace años, en plena Guerra Mundial, teniendo que recuperar información de vital importancia como espías británicos.

El local, se encuentra ubicado en un piso, contando con una recepción en la cual tras guardar nuestros objetos personales (recordar que móviles en las salas están siempre prohibidos, algo que hace tiempo que ya no os recordamos), se nos da una hoja en la cual podemos leer las normas principales a seguir durante el juego. Tras hacer un repaso a éstas con nuestro Game Master, se nos proyecta un vídeo para meternos en la historia. Nos encontramos en plena II Guerra Mundial, en el año 1942, momento en el cual se ha sabido que el científico Biebrich ha logrado una fórmula que podría cambiar el curso de la guerra en la que el mundo se encuentra inmerso. Nuestra misión como espías es la de adentrarnos en un su piso y buscar dicha fórmula, para ello contamos con 60 minutos, tiempo que tardan los alemanes en hacer su ronda.

Una vez dentro hemos de decir que la sala se encuentra bien ambientada, con objetos que nos trasladan a dicho momento en el tiempo y un montón de elementos que nos hacen un repaso por la época en la cual nos encontramos. Podemos ver por ella diversos puzles, en los cuales muchas de las cosas que encontremos nos servirán más adelante o viceversa, tratándose por tanto de un juego que no es lineal. Elementos distribuidos por la habitación, cuya resolución en algunos casos no estaba muy clara, creyendo en nuestra opinión que el juego en sí no se encuentra del todo bien hilado. No decimos con esto que no nos haya gustado nada en absoluto, ya que algunas pruebas nos resultaron divertidas y lo pasamos bien jugando la sala, pero si que es cierto que algunas cosas les vimos falta de conexión con otras.

Otra cosa que nos chocó es el uso de un objeto que estamos acostumbrados a ver en muchas salas de escape (creemos que de las más de 50 que llevamos, al menos en 40 lo tenían). Antes de comenzar preguntamos si todo tenía un uso, como viene siendo habitual. Y se nos dijo que no, que había un objeto en concreto que servía más de una vez. Ésto, si bien nos pareció normal, nos acabó por desconcertar porque no fueron ni 2 ni 3 las veces que tuvimos que hacer uso del mismo, haciendo que este se  convirtiese en elemento central del juego, algo que no nos acabo de convencer. Por otra parte, nos gustó el sistema original de pistas: al ser espías, otros agentes nos hacen llegar algunas ayudas a través del correo, entrando un sobre en el buzón de vez en cuando dándonos pistas. Creemos que esta es una buena manera de ofrecer pistas al jugar y que no te saca del juego, por lo que nos gustó mucho; sin embargo, durante la partida teníamos la intervención de nuestro Game Master por los altavoces cada cierto tiempo, lo cual si que nos sacaba del mismo, aunque en parte lo agradecemos ya que creemos que si no, no habríamos superado la sala. Estamos por tanto ante una sala de dificultad alta, no apta para principiantes.

Logramos salir con menos de 2 minutos antes de que nos alcanzasen los soldados alemanes. Una hazaña al alcance de muy pocos, para la cual creemos que tenemos que agradece la ayuda de nuestro Game Master, ya que como decimos creemos que sin su ayuda no habríamos superado la prueba que se nos presentó ante nosotros. Un sala que como decimos cuenta con un Game Master con una intención de 10 y una gran ambientación; pero quizás si sería bueno darle una vuelta a la conexión entre las pruebas, para darle algo más de sentido, y con ello quizás nivelar un poco más la dificultad de la sala, para hacerla apta para todo tipo de jugador. Eso sí, si te gustan los retos Escape Room Zamora te espera ¿Lograrás salir con la fórmula en menos de 60 minutos?

A continuación os dejamos información por si queréis asistir a este Escape Room:

Página web: http://escaperoomzamora.com/

Precio: 50-60 euros por grupo (2 a 4 personas) 

Dirección: Calle de San Miguel, 8, 49015 Zamora

Teléfono: 630 240 051

Email: info@escaperoomzamora.com 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.