Escape Room: Misión Imposible

La semana pasada os contábamos la llegada de los juegos de escape asiáticos a Madrid, de la mano de STime, y la sala que jugamos en primer lugar, El Orfanato. Pues bien, hoy es el turno de la otra sala a la que nos enfrentamos, un Escape Room también diferente y donde nada es lo que parece. Historia de espías y conspiraciones que nos presenta otro concepto de juego que hasta ahora no habíamos visto.

En esta ocasión es turno de situarse en los años 60, en medio de la guerra fría, momento en el cual el espionaje entre gobiernos vivió uno de sus momentos más álgidos de la historia. Nuestra misión, si decidimos aceptarla (dado el título del nombre de la sala permitirnos que nos tomemos la licencia de citar esta mítica frase), es la de recabar la información necesaria para nuestro país. Como agentes secretos nos enfrentaremos a una conspiración, donde no debemos compartir la información que obtengamos y deberemos trabajar en equipo, o no, un giro sin duda al tema de las salas de escape.

Estamos ante una gran ambientación, donde paredes, techo y mobiliario nos hacen sentir en una película de espias buscando en cada rincón. Además antes de entrar cada uno recibe una tarjeta identificativa que no puede compartir con el resto, haciendo que todos sospechemos que algo va a ocurrir. Y vaya si lo hace, ya que en torno a la mitad del juego se descubre individualmente algo que nos ha encantado, haciendo la experiencia totalmente diferente. Todo esto dependerá de vuestra pericia a la hora de guardar secretos y jugar, ya que en caso de no llevarlo bien, la misión puede terminar el fracaso absoluto. Al igual que en El Orfanato en esta tampoco contamos con un reloj con la cuenta atrás; sin embargo, si que hay un reloj por lo que si os fijáis en la hora que marca, solo tenéis que iros fijando de vez en el tiempo que va pasando.

En cuanto a sus juegos no encontramos una gran cantidad, ni tampoco excesivamente complicados, pero volvemos a enfrentarnos a otra sala sin candados y con sensores de voz (concrétamente uno muy chulo). Si bien la dificultad no es excesivamente alta, aunque alguna pista si que nos hizo falta, como decimos la segunda parte en la cual se juega entre los propios jugadores nos ha resultado muy buena. Estamos pues ante una dificultad intermedia en la que seguro que los novatos disfrutan, y que los más veteranos se sorprenderán con la mecánica que mencionamos.

Logramos salir, aunque no todos, y hasta ahí podemos contaros ya que desvelar más sería destriparos por completo el juego y no queremos eso. Es una experiencia en sala de escape diferente y que aconsejamos vivir. Al igual que en la otra sala os recomendábamos 3 como número ideal, en esta el mínimo de 4 creemos que es correcto pero si sois 6 puede resultar incluso más divertido, por lo que os animamos a enfrentaros en equipos grandes a esta sala; no por su dificultad si no por la experiencia que plantea. Nosotros quedamos a la espera de visitar su próxima sala, Ruta Perdida, hasta entonces os recomendamos que visitéis Stime y las dos salas con las que cuentan, las cuales nos han gustado, y mucho.

A continuación os dejamos información por si queréis asistir a este Escape Room:

Página web: www.stimescaperoom.com

Precio: 70-90 euros por grupo (4 a 6 personas)

Dirección: Calle Hilarión Eslava 34, 28015 Madrid

Teléfono: 911 835 158 / 688 00 11 11

Email: info@stimescaperoom.com

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Escape Room: Ruta Perdida | CÍRCULO 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.