Escape Room: El Videoclub de los 80

En nuestra visita a Gijón había una sala de escape a la cual teníamos muchas ganas. Ya sea por nuestro perfil friki, o por el rollo que transmitía, sabíamos que teníamos una cita en Baker Street. No os asustéis, no ha mudado de sitio la calle de Londres habitada en la ficción por el famoso detective Sherlock Holmes. Sino que esta empresa, es la creadora del Escape Room que hoy nos ocupa: El Videoclub de los 80, sala a la cual, con ese nombre, era complicado resistirse.

La trama nos cuenta hechos acontecidos durante los años 80 cuando Víctor Francisco logra abrir por fin su videoclub cargado de ilusión en la localidad de Gijón. Sin embargo, una serie de sucesos extraños empiezan a tener lugar en la zona, y su propietario desaparece para siempre sin dejar rastro y echando con ello el cierre de la tienda de manera indefinida. Actualmente están teniendo lugar allí esos mismos fenómenos electromagnéticos y por ello nos han llamado desde la propia policía. Esperan que averigüemos que está pasando y resolvamos el misterio de una vez por todas, todo ello, como siempre, en menos de 60 minutos.

Hemos de decir que la introducción al juego está muy trabajada. Es de estas salas en las que el juego empieza nada más entrar por la puerta, con un recibimiento muy nostálgico para quienes viesen la tele en los años 80 y un acting que te hace meterte en la aventura desde el minuto 1. Lo que os encontraréis creemos que no es spoiler decir que se tratará de un videoclub, ya que allí os han citado, lugar que creemos se encuentra perfectamente recreado pero que… es simplemente un aperitivo de lo que está por venir, y hasta aquí podemos contar.

Creednos que nos cuesta mucho mordernos la lengua, ya que lo que allí vivimos nos pareció una auténtica pasada, con un último escenario de juego que nos pareció  precioso a nivel visual y estético y que nos sorprendió más aún de lo que ya llevábamos sorprendiéndonos. Igualmente destacar una historia muy bien trabajada en la cual vas profundizando según avanza la partida con una gran nostalgia y sonrisa de oreja a oreja.

En cuanto a sus pruebas encontramos juegos de lo más variados, con un importante componente tecnológico. Os podemos asegurar que son 60 minutos de no parar y donde no conviene relajarse ni un solo segundo. Nosotros no estábamos muy inspirados y eso nos hizo ir lentos y al final lo pagamos caro. Estamos ante una sala de dificultad media-alta, como siempre decidimos, algo muy positivo, ya que por ello la vemos disfrutable tanto para gente que se quiera iniciar en esto del escapismo, como para grupos expertos que busquen nuevas experiencias.

Como podéis imaginar al contaros que fuimos lentos… no logramos salir. Quedamos cerca del final eso sí, pero con muchas ganas de haberlo logrado. Aun así fue una experiencia de 10, y la disfrutamos al 100% siendo una de nuestras salas que más hemos disfrutado jugándola, por todo los guiños a esa época dorada de los 80. Sala 100% recomendada si visitáis el Gijón, donde nosotros al menos nos habría gustado quedarnos atrapados en esos años 80.

A continuación os dejamos información por si queréis asistir a este Escape Room:

Página web: http://bakerstreetgijon.com/

Precio: 48-91 euros (grupos de 2 a 7 personas)

Dirección: Calle Joaquín Solís, 25. Bajo – Gijón

Teléfono: 695 649 563

Email: info@bakerstreetgijon.com

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.