Poetas del rock: Kutxi Romero

El rock siempre ha sido considerado por las mayorías como algo aparte, un estilo musical lleno de ruido y alboroto. Sin embargo, la realidad es que esto no es así, quitando lo de alboroto ya que sin él nuestras almas no bailarían a ritmo de rock and roll y quedarían aletargadas o alboronizadas (con perdón del cantante). En ocasiones el rock se convierte en poesía gracias a grandes poetas del oficio. Hoy queremos hablar de uno de ellos, Kutxi Romero, el cual ha dejado canciones para el recuerdo y letras que no solo llenan el mundo de la música sino que también nos llenan por dentro.

kutxi-romeroDe padres andaluzes nuestro protagonista de hoy nació en Berriozar, Navarra. Además de sus gustos e inquietudes musicales por grupos como Barricada, también tenía desde joven una clara vocación, la poesía. Es por ello que en el año 1999 saca su primer libro de poesía denominado Rudiografías, del cual salen pocas copias que son distribuidas por su localidad natal. Pero su bibliografía es más extensa y bajo el seudónimo de José Etxailarena publica otros dos libros en 2001 y 2003 titulados El sumidero y Poemas Indómitos; estos trabajos serían recopilados al año siguiente en 2004 bajo el título de León Manso Come Mierda llegando a mucha más gente. Sin embargo, debido al gran éxito con su banda Marea, las publicaciones de libros pararían una década viendo la luz su último trabajo el pasado año, El Carretero Cosaco.

Pero cuando denominamos al señor Romero poeta del rock no solo nos quedamos en sus publicaciones literarias, sino también en sus letras en Marea, compuestas por él con un arte del que pocos pueden hacer gala en nuestras tierras. Con ellas nos ha invitado en más de una ocasión a verle como un perro verde, a creer que el corazón es de mimbre y que por mucho que nos claven alfileres nunca dejaremos de buscar aquellos besos de perro. Porque entre hormigones la luna sabe a poco, y la nana del quebranto hará que se joda el viento mandando ya de paso a la mierda la primavera.

Nos despedimos con frase del propio Kutxi Romero hasta nuestro próximo poeta del rock:

«Y esta palabra, este papel, escrito por las mil manos de una sola mano, no queda en mí ni en vosotros, ni tampoco sirve para sueños. Cae a la tierra, y allí se continúa, pero no como mera palabra en papel escrito, sino como una sucesión de sonidos del corazón. Llamadlo música si queréis. Y cuando la música se termina, los bailarines nos miramos como si estuviésemos desnudos, y ahí decidimos si merece la pena seguir tocándonos, o si sólo fuimos meros objetos del infinito equilibrio universal de los planetas. Hasta siempre.»

Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. Pingback: El 15 de marzo llega 'No soy de nadie', el disco de Kutxi Romero | CÍRCULO 8

  2. ese poema es un plagio a un soneto de Pablo Neruda !

    Y esta palabra, este papel escrito
    por las mil manos de una sola mano,
    no queda en ti, no sirve para sueños,
    cae a la tierra: allí se continúa.

    No importa que la luz o la alabanza
    se derramen y salgan de la copa
    si fueron un tenaz temblor del vino,
    si se tiñó tu boca de amaranto.

    No quiere más la sílaba tardía,
    lo que trae y retrae el arrecife
    de mis recuerdos, la irritada espuma,

    no quiere más sino escribir tu nombre.
    Y aunque lo calle mi sombrío amor
    más tarde lo dirá la primavera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.