¡Qué grande es Rosendo!

El pasado sábado, Rivas acogía su ya tradicional festival de rock. Un buen lugar para ver en directo a bandas de diversos estilos rockeros, pero que este año tenía un interés especial. El de ver a Rosendo en horario estelar, en uno de los últimos conciertos de la carrera del rockero de Carabanchel.

El cantante y guitarrista ofreció un concierto memorable dentro de su gira de despedida Mi tiempo señorías. Poco después de las 10 y media, Rosendo se subió al escenario para interpretar temas de todas las etapas de su amplísima discografía, desde los tiempos de Leño hasta sus últimos discos en solitario.

Daba gusto ver al público entregado a un artista que, ante todo, ha sabido mantener el compromiso a su forma de ver el rock frente a los cantos de sirena de las propuestas más comerciales. Compromiso y talento; ver a Rosendo supone darse cuenta una vez más de que merece que se le valore como uno de los mejores de la historia del rock patrio en particular y de la música popular española en general.

La apoteosis llegó al filo de medianoche, cuando Rosendo se puso a desgranar los temazos por los que pasará a la historia: Flojos de pantalón, Sorprendente, Masculino singular, Agradecido, Pan de higo y Navegando a muerte.

Antes de Rosendo, habían pasado por el escenario del Rivas Rock el punk de El Último Ke Zierre y Segismundo Toxicómano, unos habituales del festival como Boikot y unos Desakato que crecen de día en día. También estuvieron presentes el rap metal estupefaciente de Narco y el ska de los italianos Banda Bassotti, encargados de cerrar el festival.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.