¿Trap o crap?

Cuando la primavera pasada Los Chikos del Maíz lanzaban Trap Mirror, cuyo título era una referencia burlesca al subgénero del rap de moda, muchos rappers de la vieja escuela empezaron a tomarse en serio el trap, una variante que la mayoría de fans de Violadores del Verso o SFDK desprecian.

En esto al menos, les toman la delantera medios más o menos especializados que llevan un par de años dando bola al trap, que si es moderno, que si es transgresor, que si es lo que les gusta a los chavales. Francamente, ver a una becaria pija del CEU escribiendo sobre la música que escuchan los ninis de Santa Coloma y Leganés me produce más risa que otra cosa.

Sea como fuere, el caso es que este estilo que surgió en los barrios negros de Georgia y Louisiana a finales de los 90 es actualmente la punta de lanza del hip hop. Sus artistas alcanzan los puestos altos del Billboard, son invitados a festivales de moda y hasta cantantes mainstream como Beyoncé se apuntan descaradamente al carro.

trap

¿Merece tanto la pena el trap? ¿Es tan especial, tan transgresor, tan moderno? Para mí, sencillamente, no. No es especial: sus letras hablan de lo mismo que el gangsta rap de los 90: drogas -“trap” significa “trapichear” en slang-, chicas -desde una perspectiva hipermachista-, obsesión por el dinero y un rollo ya viejo de “mira qué dura es mi vida y qué chungo soy”. Como mucho, será transgresor para los padres que ya no se acuerdan de las letras de Extremoduro y Offspring que escuchaban en su juventud, o para los ejecutivos de Sony que tienen que vender el producto.

¿Es, por lo menos, moderno? Depende de lo moderna que consideres la Roland TR-808 -una caja de ritmos muy usada en el trap pero que lleva empleándose desde los tiempos de Afrika Bambaataa- o las distorsiones del sintetizador. Lo más innovador del trap es el abuso del autotune hasta niveles cercanos a la saturación.

En cuanto a su calidad, para hacernos una idea, el tema más famoso del trap español es Tu coño es mi droga de Pxxr Gvng. Más que trap, lo definiría como crap (mira el significado en el traductor de Google). Aunque, guste o no, no se puede negar que es el género de moda. La industria musical siempre se ha dado maña para sacar la parte mas cutre de un estilo y convertirla en un subgénero masivo. Compara si no a Public Enemy con 50 Cent, o a CPV con el Josemi de Aquí no hay quien viva metido a rapero.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Un artículo de diez que deja mucho en lo que pensar, un hecho es que el trap es uno de los géneros que más visitas y audiencia genera, para mí el trap si que merece la pena.
    Comparto este currado artículo!
    Un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.