Viña Rock despide su XXI edición

Un año más el festival Viña Rock arrancaba para todos sus asistentes. Un acontecimiento que año tras año se encuentra en crecimiento, con más escenarios, novedades y grupos que debutan en este recinto para con el tiempo convertirse en cabezas de cartel, como ha pasado con alguna que otra banda. Este año la asistencia ha rondado las 200.000 personas entre sus 3 días de duración a pesar de este año no tener días festivos de por medio, días en los que gente de toda España se ha desplazado de nuevo a Villarrobledo, Albacete, para vivir esta experiencia.

vinarock-2016-3

Tras la llegada de todos los asistentes entre el miércoles 27 y jueves 28 (algunos hicieron acto de presencia con más antelación incluso), la zona de acampada y sus aledaños comenzaron a llenarse hasta la bandera. Llegado el primer día de festival preparas todo, sales de la tienda de campaña y es el momento encaminarse al recinto del festival. Ves como cientos de personas hacen lo mismo, mientras que otras guardan fuerzas para mas tarde mientras cantan, echan unas cartas o brindan por los días que tienen por delante.

Es entonces, al salir del camping cuando te diriges hacia donde ya suena la música, pasas por las casas de los siempre amables vecinos de Villarrobledo viendo como ofrecen sus servicios a los visitantes: desde platos de comida casera muy económicos, a hielos, bebidas y lo que se necesite. A un lado y a otro vemos puestos de camisetas y todo tipo de regalos, para posteriormente ser recibidos por mezclas de olores de los diferentes puestos de comida para aquellos hambrientos que no aguanten a entrar al recinto.

Pronto nos encontramos ante la puerta, momento de enseñar nuestra pulsera y pasar los controles de seguridad, este año ampliada fuertemente en todo el recinto. Pasas la entrada y nos recibe la escultura en homenaje a los ejecutados durante la guerra civil y las postguerra del pueblo de Villarrobledo, un monumento para aquellos que no están y que cada año se les recuerda en forma de música.

vinarock-2016-1

Nos recibe el recinto de Viña Grow, la feria cannábica presente desde hace tiempo en este evento, que muestra algo completamente legal y  sirve de información, para aquellos que se acercan temerosos a ver que encuentran, sobre un tema que depende el enfoque dado no es tan ilegal como muchos piensan.

Ya metidos en materia el primer día de festival suele ser el más flojo en cuanto a grupos, sin embargo los que se pudieron ver y escuchar en esta primera jornada eran de un alto nivel. Bandas como Gritando en Silencio, Barón Rojo y La Fuga son ejemplo de ello.  Más aun si sumamos a otras como Non Servium, los habituales en festivales internacionales como son Berri Txarrak (uno, si no el mejor, de los conciertos que hemos podido vivir en este festival); y por supuesto, los incombustibles Boikot (que repiten todos los años). No faltaron otros estilos musicales en este día de artistas de gran nivel como Alberto Gambino, Fyahbwoy, SFDK o Falsa Alarma.

vinarock-2016-4

El segundo día en cambio si que pudo resultar algo flojo en su conjunto respecto a otros días, ya que pese a existir la presencia grandes formaciones, en nuestra opinión era el día menos potente. Además, la lluvia no quiso respetar a este viernes que recibía al público ataviado con sus mejores chubasqueros dispuestos a resistir bajo la lluvia. El rock urbano hizo acto de presencia con clásicos como Porretas o Reincidentes, mientras que el metal estuvo representado por Saratoga (sustituyendo a Tierra Santa) y Hamlet; por su parte el hip-hop contaría con artistas de la talla del Chojin o Totte King+Shotta. Pero sin duda el momento fuerte de la noche lo protagonizaría La Gran Pegatina, con dos horas de espectáculo y donde la lluvia no impidió que la gente bailase y saltase. De ahí a las 5 de la mañana no paró su intensidad con Talco, La Pulqueria, Def con Dos y The Locos.

El sol volvió a acariciar con sus dedos Villarrobledo para dar paso a un último día de festival soleado. Este se iniciaría con grupos fuertes y de diversas corrientes musicales como Zoo, Saurom o In Mute. Sin embargo el plato fuerte de este cierre llegaría a partir de las 12 con La Raíz, para llegar a la 1.35, momento en que todos los escenarios del recinto se llenarían para ver a 4 auténticos cabezas de cartel tocando a la vez cada uno dentro de su género (no entendemos el motivo de que estas bandas coincidiese en horario, aunque imaginamos que sirvió para no colapsar los escenarios). Estamos hablando de La Gossa Sorda, Warcry (posiblemente la mejor banda de Power Metal nacional), Ciclonautas y los aclamados Chikos del Maíz.

vinarock-2016-2

Con todo ello un año más terminaba, con novedades tanto musicales como dentro del recinto: una pista de coches de choque y muchos mas lugares donde poder cenar (con amplia variedad de comida que iba desde Kebaps y bocatas a pizzas o patatas asadas rellenas). Al día siguiente tocaba lo de siempre, volver a enrollar el saco de dormir, plegar la tienda y regresar a nuestras casas. Todo ello con una cosa en mente, que quedaban menos de 365 días para que arrancase la XXII edición de Viña Rock.

Fotografías: Bibiana Rodríguez Gómez

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Vuelve mayo, vuelve el Rivas Rock | CÍRCULO 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.