50 bandas que deberías escuchar sí o sí: 19) Sepultura

Siguiendo el ejemplo de Metallica, fueron muchas las bandas que a mediados de los años 80 comenzaron a perpetrar un sonido áspero y contundente, evolución del heavy conocida como thrash metal. La mayoría de ellas anglosajonas, pero hubo una procedente de Brasil que se situó a la altura de Anthrax, Slayer y Megadeth. Estamos hablando de Sepultura.

Los hermanos Max e Igor Cavalera y el bajista Paulo Junior formaron la banda en 1984. Posteriormente se les unió el guitarrista Andreas Kisser, componiendo la formación clásica de la banda. Sepultura fue una de las primeras bandas brasileñas en fusionar death metal y black metal, aunque su gusto por la velocidad y la agresividad en las letras les llevó a evolucionar hacia el thrash metal. Con su disco Schizophrenia, sólo dos años después de su creación, llamaron la atención de la discográfica Roadrunner, que les abrió la puerta del mercado estadounidense.

Sepultura ya eran un icono en Brasil, donde reunieron a 100.000 personas en la primera edición del festival Rock in Rio. Pero lograron lo que ningún artista de rock brasileño -ni suramericano- había conseguido: el éxito internacional a escala masiva. La potencia de sus guitarras y la desgarrada voz de Max Cavalera llenaban estadios en Norteamérica, Europa y Asia, gira tras gira. Y así fue como se convirtieron en un ejemplo para los grupos de países alejados de los grandes circuitos del metal.

sepultura

Pese a que en su adolescencia los hermanos Cavalera abominaban de la música típica de su país, en 1996 dieron una vuelta de tuerca a su sonido incluyendo elementos de la música popular brasileña y colaborando con el mismísimo Carlinhos Brown en el álbum ‘Roots’.

Roots supuso el punto álgido en la carrera de Sepultura, con más de 2 millones de copias vendidas todo el mundo. Sin embargo, también supuso el principio del fin. El cantante y fundador, Max Cavalera, abandonó el grupo para formar Soulfly y Sepultura entró en decadencia. El vocalista elegido para sustituir a Cavalera, Derrick Green, no convenció a casi nadie, mientras Soulfly enamoraba a los fans del sonido Sepultura.

Aunque actualmente Sepultura siguen en marcha, les ha sucedido algo similar a Guns’n’Roses: viven de los réditos del pasado. Sin los hermanos Cavalera, su esencia está mas en Soulfly y Cavalera Conspiracy. Sin embargo, no se les puede negar el mérito de haber alcanzado un lugar en la primera división del metal partiendo de un país tan poco propicio a priori como Brasil.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.