50 bandas que deberías escuchar sí o sí: 7) Nirvana

Los integrantes de la llamada generación Y, aquellos que nacimos a caballo entre las décadas de los 70 y los 80, crecimos con una visión del rock tirando a hortera: heavys melenudos que aullaban himnos a espadas y reyes, guaperas que presumían de coches y groupis… El espíritu rebelde del rock había quedado para el punk, que -Ramones aparte- tampoco andaba en su mejor forma. La modernidad se había desplazado al hip hop y a la electrónica y, harto de imitarse a sí mismo, el rock necesitaba un revulsivo.

Quién lo iba a decir, ese revulsivo no llegó de Nueva York, Londres o Los Ángeles, sino de una ciudad lluviosa, fría y ¿por qué no decirlo? anódina del noroeste de Estados Unidos. En Seattle nació el fenómeno musical del inicio de la década de los 90: el grunge, y su banda insignia: Nirvana.

Aunque el grunge cuenta con bandas del nivel de Pearl Jam, Soundgarden o Alice in Chains, es Nirvana la que trascendió inicialmente los circuitos del género para convertirse en una banda de masas. Las causas son muchas. Una, que fueron pioneros del género. Dos, el bombazo de ‘Smells Like Teen Spirit’. Y tres, la prematura muerte de su cantante, Kurt Cobain. Pero vayamos por partes.

Kurt Cobain, Krist Novoselic y Chad Channing crearon Nirvana en 1987. Al principio, se limitaron a tocar en clubes de Seattle y a grabar maquetas, hasta que en 1989 lanzan su primer disco, Bleach, con el sello independiente Sub Pop. El álbum tuvo éxito en las radios universitarias, lo que les abrió las puertas del mercado nacional y cimentó su estilo basado en la combinación de intensidad musical y versos tranquilos.

nirvana-2

Aunque Nirvana se había hecho un hueco en la escena alternativa estadounidense, el éxito masivo les llegó dos años después, con ‘Nevermind’. El disco, considerado un referente del rock alternativo, contiene temazos como Come as You Are, Lithium o In Bloom, pero el que les lanzó a la fama fue Smells Like Teen Spirit. La canción, que toma el título de una broma que le gastaba a Cobain su ex novia, es una crítica al conformismo que caló entre adolescentes y jóvenes de todo el mundo y cambió a Nirvana y al grunge para siempre.

El convertirse en una banda mainstream, que vendía millones de copias de sus siguientes discos Incesticide e In Utero, no le sentó muy bien a Kurt Cobain. Sus tendencias autodestructivas se vieron agravadas por las contradicciones del éxito, las drogas y su turbulento matrimonio con Courtney Love. Siguiendo la mística de otros «mártires del rock», murió joven (a los 27 años) y de forma trágica (se pegó un tiro en la cabeza). Su muerte, en abril de 1994, supuso el fin de Nirvana y el nacimiento del mito. Pero más allá de su conversión en un icono comercial, lo cierto es que Nirvana dio un nuevo aire al rock y prendió la mecha del boom del rock alternativo en la escena musical mundial. Un camino que otras bandas como Pearl Jam o Smashing Pumpkins ha transitado con éxito.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.