8 discos para engancharse al rock urbano

España ha dado pocos estilos musicales propios en el siglo XX. El flamenco data de siglos atrás, como el resto de manifestaciones folclóricas. La canción protesta es un reflejo de la que se hacía en Francia. Quedan la rumba catalana y similares, que triunfaron en los 70; el bakalao de los 90 –del que hablaremos otro día-, y el estilo que marcó a los chavales de barrio en los 80 y 90: el rock urbano. Una mezcla de rock, heavy y punk, que hablaba de los temas que esos chavales tenían en la cabeza y veían a su alrededor día a día, de forma sencilla y directa en unos casos y hasta poética en otros. Aun hoy siguen sonando temas de rock urbano en los garitos y las verbenas, y el personal se sigue emocionando mientras los corea a voz en grito. Por algo será. Y es que estas bandas, aunque menos reconocidas que los iconos de la Movida, eran muy grandes.

1- Leño, Leño (1979)
Los pioneros del rock urbano. Rosendo y sus tres compañeros fundaron Leño en 1978 y, aunque la banda sólo duró cinco años, marcó estilo con sólo tres discos de estudio. En el primero podemos escuchar temas que ya se consideran parte de la historia de la música española del siglo XX como El tren o Este Madrid.

2- A pelo, Platero y tú (1996)
No soy muy partidario de incluir recopilatorios ni directos en este tipo de listas, pero con A pelo hay que hacer una excepción. Primero, porque en él están incluidos El roce de tu cuerpo, Tras la barra, Juliette y Hay poco rock & roll. Y segundo, porque se grabó meses antes de la mítica gira conjunta con Extremoduro, en la que quedó probado que las bandas de rock urbano también podían llenar pabellones y campos de fútbol.

3- Agila, Extremoduro (1996)
Eran los más bestias y acabaron convirtiéndose en un grupo escuchado por los pijos que querían ir de malotes. Pero no se puede negar la calidad de discos como Agila, tanto en la guitarra de Iñaki Setién como en las letras de Robe Iniesta. Buscando una luna, So payaso y Me estoy quitando se convirtieron en himnos, y El día de la Bestia formó parte de la banda sonora de la película homónima de Alex de la Iglesia.

4- Besos de perro, Marea (2002)
Con el éxito, a Extremoduro le salió un montón de bandas afines. La más auténtica, Marea. Más líricos que Extremo, y más simples en su música, Kutxi Romero y compañía tienen a gala haber compuesto algunas de las canciones más bonitas del rock español. Romance de José Etxailarena, La luna me sabe a poco y A la mierda primavera son tres de ellas.



5- A las doce, La Fuga (2001)

Siguiendo la línea que va a la versión más pop del rock urbano, nos encontramos con La Fuga. Estos cántabros saltaron a la fama con A las doce, que incluye temas ya míticos como P’aquí, p’alla o Majareta.



6- Ese día piensa en mí, Los Suaves (1988)

Es el tercer álbum de la banda gallega, liderada por el carismático Yosi. Ese día piensa en mí fue el disco que hizo que el grupo fuera conocido en toda España. No puedo dejar el rock y, sobre todo, Dolores se llamaba Lola, tienen la culpa.

7- Baladas pa’ un sordo, Porretas (1997)
De Hortaleza a la gloria. Hay pocas bandas más urbanas que la compuesta por estos chicos de barrio que un buen día se encontraron con que sonaban en las radios y los garitos, merced sobre todo a su himno Marihuana. Luego volvieron a su medio habitual, pero no les importó lo más mínimo.

8- La ruta del Ché (No callar), Boikot (1999)
Cuando el rock urbano se convierte en punk kalimotxero, hay que pensar en Boikot. Canciones potentes, letras comprometidas y estribillos hechos para corear se resumen en La ruta del Ché. No callar es el tercer disco de esta trilogía, en el que están incluidos No pasarán y Korsakov.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.