Carreras y saltos al vacío

ficha-mirrors-edge-catalyst

Algunos juegos llegan sin hacer mucho ruido y es la crítica y el boca a boca los que los hacen darse a conocer. Es el caso de la primera entrega de Mirror’s Edge, la cual llegó con mecánicas jugables nuevas, teniendo que realizar el parkour visto en otros juegos (como Assassin’s Creed) en primera persona. Un propuesta innovadora con un toque futurista que cosecho una gran cantidad de fans que pedían una segunda entrega. Pues bien, aquí la tenemos, os contamos nuestras impresiones de esta secuela-reinicio, Mirror’s Edge Catalyst.

Su argumento oficial es este: Los tiempos están cambiando en la ciudad de Glass. Recién salida de su detención juvenil, la experimentada runner Faith Connors tiene que ajustar cuentas con el Conglomerado de la ciudad y con el diabólico Gabriel Kruger. Faith se ve forzada a empezar a correr por algo más importante que ella misma.

Su modo historia no destaca por una larga duración ya que en unas 7 horas puede ser completado. Una trama un tanto confusa en su arranque para aquellos que no hayan jugado a la saga, pero que sin embargo según avanza el juego se va aclarando y atando cabos (algunos bastante predecibles). En esta ocasión, se ha apostado por un mundo abierto, pudiendo recorrer la ciudad de punta a punta para acudir a las misiones y buscar varios caminos para completar las mismas. Por norma general nos aparecerá el camino a seguir mediante un color rojo, en la denominada “visión de runner”, sin embargo la ruta a elegir podrá ser cualquier otra que decidamos, no siendo siempre la marcada la más eficaz o rápida.

mirrors-edge-catalyst-1

Esta posibilidad de recorrer la ciudad tiene consigo como es lógico una serie de misiones y objetivos secundarios que alargan la vida del juego. Éstos van desde coleccionables ocultos a carreras contrarreloj, siendo éste último lo que más predomina. Y es que la mayoría de retos propuestos por el juego, irán de la mano con cuentas atrás que deberemos superar ya sea en carreras, teniendo que actuar como mensajeros en un límite de tiempo o incluso distraer a los enemigos yendo de un lado a otro. Todo ello hace que superar estos retos se vuelva algo repetitivo que en muchos casos hará que los dejemos de lado tras completar unos cuantos de ellos.

No pasa lo mismo con las misiones secundarias del juego, mucho más ricas en cuanto a contenido y variedad, que hacen que las completemos, echando de menos alguna que otra más que alargase mucho más la duración de esta segunda parte. Éstos al igual que su historia principal poseen diversas cinemáticas que actúan de hilo conductor, con escenas en tercera persona y no en primera como ocurre con el resto del juego. A estas se le une la posibilidad de desafiar y aceptar retos de otros jugadores, pudiendo crear rutas en las que otros usuarios podrán batir nuestras marcas, dando así un enfoque más social al título.

mirrors-edge-catalyst-3

Como decimos el juego se desarrolla en primera persona, teniendo que correr constantemente, trepar edificios y hacer uso de nuestras habilidades de parkour. Para ello iremos desbloqueando nuevos movimientos según avancemos y ganemos experiencia. Estas nuevas habilidades van desde nuevos saltos por paredes o movernos más rápido, pasando por mejoras de combate o de nuestros artilugios. Y es que la lucha cuerpo a cuerpo será necesaria en más de una ocasión que debamos plantar cara a nuestros enemigos, ya se en carrera o en el uno contra uno. Por otra parte, iremos obteniendo diversos accesorios como un gancho, que nos ayudarán a llegar más lejos y a zonas inaccesibles si no contásemos con dichos aparatos.

Gráficamente el juego peca de minimalismo, mostrando escenarios no muy propios de esta nueva generación de consolas, y con texturas que cargan sobre la marcha en bastantes ocasiones desluciendo gran parte del título del que hablamos. Salva este apartado sus diversas escenas de vídeo antes mencionadas, que disponen de un gran trabajo que nos hubiese gustado ver a la hora de jugar. Por su parte el apartado sonoro cuenta con una gran banda sonora y un buen trabajo de doblaje a nuestro idioma.

mirrors-edge-catalyst-2

Por tanto estamos ante una nueva entrega que nos ha dejado un sabor algo agridulce tanto por su corta historia como por su apartado técnico. Quizás se debiese a las altas expectativas que generaba una secuela de un juego que fue considerado una verdadera revelación en su día. Por otra parte, estamos seguros que los fans pasaran un rato entretenido ante la pantalla, ya que la propuesta diferente del parkour en primera persona si sigue manteniendo, incluso se amplía con el mundo abierto. Saltos entre edificios y carreras continuas, una esencia que se mantiene inalterable pero que no será del gusto de todos los paladares.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.