Annabelle: La muñeca poseida

Imprimir

Tras el éxito de James Wan en el cine de terror con sus dos partes de Insidious y Expediente Warren, nos llega de la mano de Warner una antecesora a esta última que pretende contarnos los orígenes de la muñeca Annabelle que aparece en dicha película. Un filme de terror sobre una muñeca que nada tiene que ver con el maníaco Chucky y se acerca mucho al nivel de las películas antes mencionadas.

John Form decide regalar a su mujer Mia una muñeca para celebrar que están apunto de ser padres, sin embargo esa misma noche sufren una agresión por parte de una pareja perteneciente a una secta satánica. Todo podría haber terminado en una experiencia traumática, pero el derramamiento de sangre de esa noche hace que algo se apodere de la muñeca, un mal que les perseguirá allí donde vayan y una maldición de la que jamás podrán escapar.

Si bien es cierto que John R. Leonetti no es James Wan este nuevo director consigue el objetivo de la película, asustar. Y puede que al comienzo de la cinta acudamos reticentes por el cambio de director y en sus primeros compases nos resulte algo floja con sustos fáciles. Pero según avanza y llega al momento donde tiene que aterrorizar al espectador, lo consigue haciendo que nos peguemos a la butaca deseando que dichos momentos de tensión terminen cuanto antes.

Su reparto peca de correcto al contrario que ocurría con Insidious o Expediente Warren donde vimos grandes interpretaciones. Anabelle Wallis, protagonista de la historia, salva de esta manera la actuación de otras personas del reparto como Ward Horton, su marido en la película, que actúa de manera simple y se hace pesado por momentos en sus apariciones ante la cámara.

DSC_0499.dngSi buscamos puntos flojos a esta historia la encontramos en que por momentos puede pecar de clásica, con la pareja que tiene un niño y cuya madre indefensa por el trabajo del padre debe protegerlo de un extraño mal. Sin embargo el resto hace que se nos pongan los pelos de punta, pues no es la primera vez que esta fórmula se repite en el cine con error y en esta ocasión no ha sido el caso. No desvelaremos mucho para quien no la haya visto, pero la escena del sótano y todo lo que acontece después nos ha resultado apabullante, con un miedo vivido en nuestras propias carnes que nada tiene que envidiar al cine de Jame Wan.

Tocando su apartado técnico encontramos un gran sonido, ya que una película de terror sin sonido es sabido por muchos que no daría tanto miedo. En esta ocasión el sonido vuelve a generar esa tensión, si bien es cierto dando demasiadas pistas en ocasiones de que viene susto, pero igualmente dándolo en el momento dado aunque lo esperemos mientras nuestro corazón se acelera. En ese punto echamos un poco en falta la magia del director malayo ya que en multitud de ocasiones nos insinuaba el susto para luego no darlo haciendo que en muchos casos resultase impredecible.

Por tanto estamos ante una buena película de terror que aunque a muchos pueda echar atrás el cambio de director podemos asegurar que cumple y siembra el terror en la sala de cine sin nada que envidiar a su predecesor. Una buena opción de ir calentando motores para finales de mes con Halloween y de pasar verdadero miedo con esta muñeca poseída. Puntuación 3,5/5

Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. Pingback: 8 películas para ver en Halloween | CÍRCULO 8

  2. Pingback: El caso Enfield llega al Parque de Atracciones | CÍRCULO 8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.