Transformers se transforma

Imprimir

Si hablamos de robots gigantes que se transforman en vehículos o viceversa está claro a lo que nos referimos, y es que Michael Bay los últimos años ha conseguido resucitar a los Transformers con una llegada al cine por la puerta grande con sus anteriores películas que formaban un trilogía. Mientras esperamos unos meses ansiosos por la vuelta de Las Tortugas Ninja, Bay ha querido estrenar otra nueva película protagonizada por los autobots con cambio de reparto protagonista y una de las películas más flojas de la saga que pretende (esperemos que con más fortuna que esta primera) formar parte de una nueva trilogía.

La trama se sitúa 4 años tras el incidente de Chicago y la humanidad continua reparando los destrozos, pero tanto los Autobots como los Decepticons han desaparecido de la faz de la Tierra. Ahora el Gobierno de los Estados Unidos está utilizando la tecnología rescatada en el asedio de Chicago para desarrollar sus propios Transformers. Mientras tanto Cade Yeager (Mark Wahlberg), un mécánico e inventor, encuentra un Marmon semi-trailer. Al intentar repararlo descubre que el camión no solo era un Transformer, sino que también es el mismísimo Optimus Prime, líder de los Autobots…

Extraña que una película de esta saga se nos haga pesada, uno podría echar la culpa a su larga duración que ronda casi las tres horas pero las anteriores películas también eran extensas y sin embargo tenían algo para que se pasasen volando. En esta ocasión Michael Bay no parece dar con esa tecla por lo que tenemos grandes momentos que nos entretienen acompañados de otros largos tramos que cansan haciendo de la película una montaña rusa donde se predice cada tramo y a penas sorprende.

Su cambio de reparto tampoco creemos que sea un acierto del director ya que si anteriormente Shia LaBeouf conectaba a la perfección con el espectador y los autobots ahora le toca a Mark Wahlberg ser quien tenga la tarea de hacerlo, y lo hace pero con menos fortuna que su antecesor y con una interpretación más bien correcta. El motivo de este cambio parece deberse a querer darle un tono más serio a la película y lo logra, sin embargo se echa en falta algo más de humor que rompía y daba más frescura al filme rebajando tanta acción con alguna risa que aquí a penas se siente en la sala.

TRANSFORMERS: AGE OF EXTINCTION

Pero los verdaderos protagonistas vuelven a ser los Transformers donde hemos de decir que parece que se acierta a la hora de recrear el nuevo villano con un Deadlock en ese papel que se convierte en uno de los mayores enemigos de la saga, con permiso de Megatron. Por lo demás sigue la misma mecánica sin a penas sorprender con batallas entre estos seres y un Optimus Prime decisivo como en cada una de las entregas que hemos visto. Novedad el ver transformers dinosaurios algo que abandera la película pero que queda en mera anécdota.

No todo son pegas, y por ello queremos destacar los efectos especiales donde Bay se mueve como pez en el agua, con cantidades a raudales de explosiones y unos Transformers cada vez más reales. Y que decir de su sonido, con una banda sonora correcta pero efectos sonoros que en multitud de ocasiones hacía que retumbase la sala mientras estábamos allí.

TRANSFORMERS: AGE OF EXTINCTION

Por lo tanto tenemos una nueva entrega que llega con menos fortuna que las anteriores, un reparto más flojo y momentos de sopor. Sin embargos si eres fan de la saga no puedes perdértela ya que al menos te entretendrá durante los momentos de acción y quién sabe si vemos una nueva entrega quizás su director vuelva a darnos lo visto en las otras entregas. Si por el contrario nunca has visto ninguna te recomendamos que veas las anteriores antes de dar el paso ya que puede que dejes pasar la oportunidad de ver las otras tres. Puntuación: 3/5

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.