El Viña Rock vive la edición más masiva de su historia

A medio camino entre el festival punki de sus inicios y las citas masivas de la temporada festivalera, el Viña Rock cerró su edición 2014 -la número 19- con más de 200.000 personas que han pasado por Villarrobledo durante  estos cinco días.

Foto2

La esencia punk-rockera sigue presente en muchos de sus asistentes y en bandas clásicas del Viña como Boikot, Porretas y Reincidentes, que este año también estuvieron por aquí. Pero el Viña, además de los punkis, heavys y metaleros, atrae cada año a más representantes de otras tribus. Raperos, hippies y hasta algún hipster despistado, a los que este año se han unido los rastas, que disponían de escenario propio por primera vez. Posiblemente sea esta mezcla de estilos la que ha mantenido al Viña Rock y le ha hecho seguir creceindo a pesar de la crisis.

Un crecimiento de público, eso sí, que no ha ido acompañado en la misma medida en algunos servicios del festival, como los accesos y el camping. Desde la organización, prometieron en rueda de prensa trabajar para corregir las aglomeraciones a la entrada y  salida y aumentar los servicios el año que viene.

Pero como lo que interesa, ligoteo y rave aparte, son los conciertos, vamos con la crónica de los tres días del Viña Rock 2014.

Jueves 1

La batalla metalera la ganaron Habeas Corpus en el escenario Doogee. Regresaban con su formación original tras la presencia con Riot Propaganda el año pasado, y triunfaron. El rap metal de combate no pasa de moda, y con temas míticos como Sois ejemplo lo demostraron. Más flojos estuvieron Hamlet. Correctos pero sin pasarse, con menos fuerza que en otras ocasiones; definitivamente no fue su mejor actuación.

Vina-rock-2014-7

En el sector punk-ska, Banda Bassotti arrancaron con homenaje a los trabajadores, como correspondía al 1 de mayo. Aunque su mejor homenaje son sus letras, llenas de cabeza y corazón: Luna Rossa, Figli della stessa rabia o el clásico Bella ciao, más una versión de Ellos dicen mierda, nosotros amén de La Polla Records de propina, que levantó el primer pogo de la tarde. Reincidentes, que tocaron después, no defraudaron; incluso estuvieron algo más enérgicos de lo habitual, correspondiendo a las expectativas del primer día.

viña1

Con más de 15 años ya a sus espaldas, Tierra Santa llegaron dispuestos a resucitar al público a la 1.30 de la madrugada cual el ave fénix de su canción Alas de fuego, tema clásico que no faltó a la cita, al igual que muchos otros que culminaron con el más que habitual himno de esta banda, cantado por todos los asistentes: La canción del Pirata. En el otro extremo, pero a la misma hora, La Pegatina repetían presencia con más público, buena parte del cual desfiló a continuación para la rave dispuesto a identificarse con el protagonista de Maricarmen.

 

Viernes 2

El calor y la hora no ayudaron a disfrutar del concierto de Segismundo Toxicómano, que aun así no sorprendieron. Sí lo hicieron Saurom, banda andaluza que llegaba dispuesta  a ganarse al público, y lo hizo sin duda, no solo a base de música con Narci Lara tocando diversos instrumentos y con Miguel Franco a cargo de su espectacular voz. También al final, cuando el escenario fue tomado por media docena de personas disfrazadas saltando y gritando al ritmo de sus canciones.

2014-05-02 21.15.59

Más clasico, el incombustible Rosendo. Ya hemos perdido la cuenta de las veces que ha actuado en el Viña, pero ahí sigue, regalando temazos a unos fans tan incombustibles como él, y también a algunos más jóvenes. Otro mítico, Evaristo, saltó con Gatillazo a media noche. Entre el público, pogos, bengalas y cánticos le respondieron con las interpretaciones de Vendido y Johnny (segunda versión de La Polla en el Viña).

En el escenario de hip hop, la Mala Rodríguez siguió demostrando su gracia. Es menos ortodoxa que algunos de sus compañeros de escenario, pero arrastra a la gente tanto o más que ellos. Volviendo al metal, Def Con Dos, en su línea, dejaron paso a los neoyorquinos Biohazard, con su hardcore contundente y Billy Graziadei en plan showman. Aunque no  hubo mucha gente, los pogos fueron multitudinarios.

Y para terminar, Boikot, el concierto más masivo de esta edición (con permiso de Violadores del Verso). Como se comentaba al día siguiente en el camping, Boikot nunca defraudan. Correctos musicalmente, tienen himnos de sobra para mantener al público on fire durante todo el concierto: Inés, De espaldas al mundo, Korsakov... y así lo hicieron.

Vina-rock-2014-8

 

Sábado 3 

El último día arrancó para nosotros con El Reno Renardo. Estos cachondos heavys de Bilbao llegaban por primera vez a un escenario del Viña Rock con una gran acogida. Con su humor desenfadado tocaron temas del nuevo disco como Festival y Orcos de Mordor yotros ya habituales en su setlist como Camino Moria. No faltaron las bromas a los asistentes al concierto ni numerosos chascarrillos sobre el festival, al que llamaban  “viñatorrezno”.

La Fuga volvía al recinto de Viña Rock dos años después, tras la marcha de Rulo. Durante una hora mezclaron sus temas más clásicos, con los que la mayoría de la gente vibraba, con los nuevos, además de versionar el Txus de La Polla (y van tres). Un directo con mezcla de lo clásico y lo nuevo que culminaba con un Pa’ aqui pa’ alla que tantas veces han tocado y que sigue causando el mismo efecto de locura entre sus seguidores (y seguidoras). En el escenario Negrita Reggae, unos jefazos La Puta Opepé, con su mezcla de reggae y rap old school.

Vina-rock-2014-9

La actuación de Narco fue un aperitivo para Soziedad Alkoholika. Compactos, potentes, brutales como la letra de Nos vimos en Berlín, o como los círculos que se formaban por toda la explanada. Y a continuación, el otro momento álgido del Viña Rock 2014: los Violadores del Verso. Abarrotando el escenario del hip hop, se marcaron una hora y media de concierto ante un público que, a pesar de que buena parte se retiró nada más comenzar, se encaramaba a los árboles y las vallas y coreaba cada rima. Un pero: viendo la afluencia, nos preguntábamos si no hubiera sido mejor pasar a los maños a uno de los escenarios grandes.

Sôber, en plena gira de su nuevo trabajo y con un setlist muy similar, ofreceiron a los asistentes  muchos temas de los últimos discos pero también varios de los primeros. Una gran noche como siempre de los hermanos Escobedo, que comienzan a ser habituales en los carteles del festival.

viña0

A continuación, un clásico: Los Porretas. Con o sin Rober, los de Hortaleza saben meterse el público en el bolsillo, a pesar de que llevábamos ya tres días de festival. Hortaleza, Marihuana y La del fútbol siempre funcionan, y allí lo vimos una vez más.

Y por último, The Locos y su ska-punk para los valientes que allí quedaban. Un último pogo de lado y  lado marcó un final apoteósico para el Viña Rock más multitudinario de la historia. En el imperio gafapasta, el rock, el punk y el rap resisten, y parece que crecen, año tras año.

10011523_567708696661717_663447189601573934_n

(Fotografías: Pablo G. Fandiño y Viña Rock)

Marcar como favorito enlace permanente.

3 comentarios

  1. Pingback: 10 cosas que no faltaron en el Viña Rock (ni en otros festivales) | CÍRCULO 8

  2. Pingback: 'Punk parranda', el nuevo directo de Bongo Botrako | CÍRCULO 8

  3. Pingback: Los 8 mejores de Círculo 8 en 2014 | CÍRCULO 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.