Escape Room: Scum Island

Hoy es un día especial, y es que este artículo habla precisamente de una experiencia esperada hacía años y que por fin ha llegado. Para ello hay que remontarse un poco atrás en el tiempo, cuando un servidor comenzaba a jugar por primera vez a videojuegos en MS-DOS con disquetes de carga de memoria RAM y toda la pesca… si suena a viejo lo sé. Pues bien, en esa época, llegó a mis manos un juego de Lucasarts, The Secret of Monkey Island, el cual haría que me enganchase al mundo de los videojuegos. Y es que mientras otros preferían soltar mamporros en el Mortal Kombat o desgastar el mando de la videoconsola con Super Mario, yo jugaba a aventuras gráficas en ordenadores de mis primos o de mi padre, soñando con piratas, mansiones misteriosas y reinos sacados de cuentos.

Es por ello que esta aventura de piratas de la que hablo no tardó en convertirse en mi videojuego y saga favorita. Pues bien, viajando en el tiempo de nuevo, hace pocos años vi en los Escape Rooms, una manera de volver a vivir ese tipo de juegos en la vida real. Y por ello, me aficioné, tanto que gracias a ello algunos habéis podido leer mis múltiples andanzas por diferentes salas de escape… hasta hoy. Y no digo hoy porque vaya a dejar de escribir sobre escapes, me queda cuerda para rato amigos, si no porque hace una semana y pico se marcó para mí un antes y un después en mi búsqueda de ese Santo Grial de mi sala favorita. Y por fin la encontré, se llama Scum Island y se encuentra en pleno centro de Toledo. Dado que su temática es nada más y nada menos que la saga Monkey Island, he querido dejar pasar unos días, para valorar con objetividad, ya que uno es muy amante de este universo… pero pese al paso de los días no me la quito de la cabeza, y por ello, aquí tenéis por fin nuestra Review, de la que será muy complicado que otra sala de escape saque de mi TOP 1.

¿A quién lo le apetece un viaje al Caribe? ¿ Y si pudieses hacerlo sin tener que coger aviones y todo ese rollo de 10 horas de vuelo? ¡Pues gracias a la agencia de viajes de VisitStan esto es posible! Tan solo se necesitan muchas ganas, pericia aventurera y no tener miedo a las maldi… ¿He dicho que además existe la posibilidad de conseguir tesoros? Si, y es que efectivamente, en la propia isla, Scum Island, existe un legendario tesoro al alcance de muy pocos. Para ello nos embarcamos en un viaje a Toledo, lugar donde nos darían 90 minutos para vivir esta experiencia.

Hemos de decir que la inmersión es total nada más entrar por la puerta, con Diego metido en el papel de Stan que ejercería a su vez de nuestro Game Master. La explicación de normas, historia del juego, fue sencillamente brutal y ya nos daba pistas del cariño que se ha querido tener hacia la saga en esta aventura. Una vez se entra ya en lo que vendría siendo la sala… no podemos más que quedarnos con la boca abierta, una gran ambientación, impresionante. Además nos encantó muchísimo la introducción del juego, haciéndonos viajar a los aventuras gráficas de antaño, no diremos el motivo, ya que como sabéis, si queréis averiguarlo debéis acudir a disfrutarlo vosotros.

Y qué decir del sistema de pistas… creemos que se trata del sistema de pistas más divertido vivido hasta la fecha, que nos moriríamos de ganas por desvelar, pero creemos que sería quitar la magia a la sala. Creemos eso sí, que puede ser un arma de doble filo, ya que a no todo el mundo le gusta que se interactúe con ellos, pero pensamos que en este caso es fundamental y que va con el juego (a poco que hayáis jugado en la saga, sabréis porque). En nuestro caso nos encantó y alabamos de nuevo la función de Diego como Game Master, ya que decir que estuvo de 10 se nos queda corto.

En cuanto a las pruebas nos encontramos ante una aventura para nada lineal, con juegos perfectamente integrados en la trama. Un gran acierto, ya que no te saca para nada de lo que estés haciendo y te hace retroceder y volver a probar algo con objetos nuevos. Sin duda un gran reflejo del videojuego de estas clásicas aventuras gráficas, donde el desarrollo de las aventuras era igual. Además, el juego cuenta con una misión secundaria, por lo que las tareas a realizar se multiplican, haciendo que ninguno de los miembros del grupo parásemos en los 90 minutos. De hecho, al tener todo para completar el juego, decidimos emplear algunos minutos en intentar completar esta secundaria cosa que no fue posible al 100% pero que si nos valió para desbloquear un final alternativo de la partida, que creemos merece mucho la pena.

Y que decir de su final… un gran homenaje a estos videojuegos y muy divertido, en el que estamos seguros que quienes hayan vivido la saga les emocionará; y los que no lo hayan hecho, les dará ganas de zambullirse en ella. Estamos ante una sala, de dificultad intermedia-alta, donde creemos que tanto novatos como expertos disfrutaran de la experiencia al 100%.

Logramos nuestro objetivo y completamos el juego, en una partida donde creemos que no nos hemos podido reír más, y que gran parte de la culpa la tiene el videojuego que nos ha traído hasta ella, impregnado de ese sentido del humor al 100%. Estamos pues ante la mejor sala de escape que hemos podido jugar hasta la fecha. Hay salas con más tecnología, pruebas de darle al coco, con ambientaciones espectaculares o con Game Master que bien merecerían un Oscar; pero en este caso estamos ante una experiencia capaz de unir todo eso y sacar un producto muy difícil de superar. Y si a eso le sumamos que se trata de un universo por el cual me aficioné a los videojuegos y a las salas de escape… tenemos algo, que como digo, será muy complicado bajar de mi altar de sala favorita.

Dicho esto, agradecer a Madness Toledo por crear todo esto, a Diego por su trabajo y su papel en el juego, a Alberto de Mad Mansion por este sello que poco a poco se va expandiendo creando experiencias espectaculares y por supuesto a vosotros por aguantar leyendo hasta el final (si es que no has hecho trampa y has deslizado al final de artículo). Esperamos con ansias las nuevas experiencias que ofrecerán en esta empresa, que según nos contaron tienen muy muy buena pinta, hasta entonces ya sabéis que tenéis una visita obligada, al Caribe Toledano, en Scum Island.



A continuación os dejamos información por si queréis asistir a este Escape Room:

Página web: https://www.madnesstoledo.es/

Precio: 75-120 euros (2-5 personas)

Dirección: C/ Nueva, 5 45001, Toledo

Teléfono: 682 04 54 06

Email: info@madnesstoledo.es



Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.