Sidecar: si bebes, no conduzcas

26-Sidecar
Concluimos por el momento nuestro paseo por los cócteles de coñac. Y lo hacemos con el que probablemente sea el más famoso de los tragos a base de esta bebida: el Sidecar. Este cóctel es ideal para tomarlo tanto como aperitivo como bebida en las fiestas, como si de un Manhattan o un Dry Martini se tratara.

El origen exacto del Sidecar no está claro, aunque se cree que fue inventado a finales de la Primera Guerra Mundial en el Hotel Ritz de París. Las primeras recetas del Sidecar aparecen en 1922 y, tras hacerse muy popular en Francia, el cóctel es introducido en Londres por Pat MacGarry, un famoso bartender del Buck’s Club. Y sí, fue nombrado haciendo referencia al accesorio de las motocicletas. Quizá porque el que se bebe unos cuantos no puede conducir una moto después y tienen que llevarlo a su casa en el sidecar.

Con la proporción dos a uno entre coñac y Cointreau, el Sidecar resulta una mezcla de gusto un poco áspero. Los que deseen obtener una mezcla más dulce pueden mezclar los dos licores a partes iguales.

-Para prepararlo necesitamos:
1 medida (25 ml) de coñac
15 ml de Cointreau
15 ml de zumo de limón

-Preparación:
En una coctelera con hielo, poner el coñac, el Cointreau y el zumo de limón. Agitar y servir en un vaso de cóctel. Se puede adornar con una corteza de limón.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.